Mundo 09 agosto 2016

EEUU: Homicidios recientes aumentan temores de corredoras

NUEVA YORK (AP) — Becca Pizzi ha participado en 52 maratones en siete continentes y ha entrenado en todo tipo de lugares y condiciones, pero cuando cubre un trayecto siempre hay algo a lo que presta atención. Está alerta por si alguien quiere causarle daño a una mujer que corre sola.

"Cada vez que salgo, estoy vigilante", dijo Pizzi, de 36 años, que vive en un suburbio de Boston.

"Desde North Carolina a Boston y otras partes, me han acosado, me han chiflado, me han ladrado", dijo la mujer, quien agregó que ahora prefiere correr acompañada de su prometido o en grupo, o de lo contrario va al gimnasio. "¿Quién quiere vivir así? Por desgracia tenemos que hacerlo".

Los homicidios la semana pasada de dos mujeres que habían salido a correr, una en la ciudad de Nueva York y la otra en una zona rural de Massachusetts, simplemente aumentan los temores de muchas deportistas y explican por qué un gran número de ellas evita hacer ejercicio solas, durante la noche o en lugares solitarios.

El domingo pasado en Princeton, Massachusetts, la neoyorquina Vanessa Marcotte, de 27 años, desapareció después de que saliera a correr por un bosque al atardecer. Los investigadores intentan determinar si fue agredida sexualmente.

El 2 de agosto, Karina Vetrano, de 30 años, desapareció tras salir a correr a las 5 de la tarde por una marisma costera y solitaria cerca de su casa en Queens. Los investigadores hallaron su cadáver esa misma noche.

Según la autopsia, Vetrano fue estrangulada. Por el desorden en el que estaba su ropa es de suponerse que también fue agredida sexualmente.

No se han efectuado arrestos en ninguno de los casos.

Las estadísticas de delitos muestran que las agresiones de ese tipo son extremadamente inusuales. El tránsito de vehículos representa un peligro mucho mayor para las mujeres que salen a correr. Sin embargo, los incidentes de acoso o agresiones sexuales contra corredoras, a pesar de ocurrir a menor escala, inspiran un temor real, al igual que episodios en menor escala de agresiones a mujeres, incluso en áreas bien pobladas donde hay mucha gente viendo la mayor parte del tiempo.

Varios grupos de voluntarios comenzaron a patrullar uno de los mejores senderos urbanos para correr en el país, a lo largo del río Schuylkill en Filadelfia, después de varios incidentes, incluido uno en el que un hombre le hizo una cortada en la frente a una mujer.

En el Central Park de la ciudad de Nueva York, algunas mujeres que salieron a correr el martes y que se habían enterado de lo sucedido a Vetrano conversaron sobre la sensación ocasional de nerviosismo que tienen cuando se desplazan por algún trayecto.

"Siempre miro quién anda a mi alrededor, incluso a plena luz del día", dijo Olivia Clark, de 27 años. Cuando sale a correr, Clark indicó que busca mantenerse con otras personas sin quedarse sola.

Devon Tucker, de 21 años y estudiante de la Universidad de Georgia que pasa el verano en la ciudad de Nueva York, dijo que sale a correr sola pero lleva un atomizador de pimienta y mantiene bajo el volumen de sus audífonos.

"Los hombres salen a correr sin ninguna precaución en el mundo. Las mujeres tienen que mirar a todas partes", agregó.

La abogada Alexandra Goumas, de 27 años y de Manhattan, evita correr por los senderos profundos del parque, así como al atardecer. Sin embargo, en última instancia, ella confía en la vigilancia policial.

"Es la actitud del neoyorquino", afirmó. "Uno no puede permitir que estas cosas se interpongan en su camino".

___

El periodista Ezra Kaplan de The Associated Press contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario