EEUU 17 marzo 2016

EEUU facilita que navíos estadounidenses visiten Cuba

WASHINGTON (AP) — Estados Unidos retiró el jueves a Cuba de la lista de países que considera tienen poca seguridad en sus puertos, medida que elimina un importante impedimento al libre tránsito de embarcaciones en el estrecho de Florida.

La decisión constituye un paso más dentro de la normalización de las relaciones bilaterales y antecede a la histórica visita que efectuará el presidente Barack Obama a la isla.

El cambio allana el camino para que embarcaciones estadounidenses como cruceros, barcos de carga e incluso transbordadores efectúen travesías de ida y vuelta sin inconvenientes entre ambos países.

Las embarcaciones ya no tendrán que esperar para que personal de la Guardia Costera estadounidense suba a inspeccionarlas, aunque todavía podrán hacerles revisiones al azar.

Por su parte, el gobierno de Cuba indicó el jueves que tiene planeado eliminar el gravamen a la conversión de dólares estadounidenses, pero advirtió que el gobierno de Obama no debe esperar más cambios mientras Washington no levante el embargo comercial.

En un mensaje global sobre seguridad portuaria, la Guardia Costera estadounidense señaló que Cuba tiene ahora seguridad efectiva en sus puertos. Esa certificación también elimina el requisito de que las embarcaciones estadounidenses mantengan un alto nivel de seguridad en lo que respecta al ingreso a ellas cuando se encuentren en puertos cubanos.

El retiro de Cuba de esa lista diseñada para combatir el terrorismo también quita el dedo de una llaga en la dolorosa historia entre Cuba y Estados Unidos que afectó a la isla antes del rompimiento de las relaciones en medio de la Guerra Fría.

Apenas el año pasado, Estados Unidos retiró a Cuba de una lista del Departamento de Estado sobre patrocinadores del terrorismo. Entre los países que continúan en la lista figuran Siria, Yemen, Libia e Irán.

Obama comenzó a reducir las restricciones a los viajes y el comercio de Estados Unidos con Cuba desde que él y el presidente Raúl Castro procedieron a restaurar las relaciones entre sus ambos países.

El presidente estadunidense ha intensificado sus acciones para reducir esos obstáculos cuando faltan unos días para su visita a La Habana, que comenzará el domingo.

La visita de Obama es la primera de un mandatario estadounidense a la isla comunista en casi 90 años.

En antelación a la visita, el gobierno de Obama levantó esta semana las últimas restricciones importantes a los estadounidenses que deseen viajar la isla al permitirles que lo hagan de forma individual para fines educativos.

Estados Unidos también despejó el camino para que los cubanos puedan obtener un ingreso en Estados Unidos en la mayoría de las circunstancias laborales, medida que podría propiciar que algún día puedan jugar en el béisbol de las grandes ligas y participar en otros deportes profesionales.

Líneas de cruceros estadounidenses, incluida Carnival, se preparan para zarpar hacia Cuba mientras los estadounidenses, a los que se impidió durante décadas viajar a la isla debido al embargo comercial estadounidense, aprovechan la flexibilización de las restricciones dispuesta por Obama.

El gobierno de Obama comenzó a autorizar a líneas de crucero estadounidenses para que efectúen viajes a la isla, aunque necesitan la correspondiente luz verde del gobierno cubano.

Según previsiones, millones de estadounidenses visitarán Cuba en los próximos años en un marcado incremento, aunque continúa técnicamente en vigencia una prohibición oficial de Estados Unidos al turismo.

Al reconocer que muchos cubano-estadounidenses y otros se oponen al acercamiento por él emprendido, Obama confía en aprovechar su visita y los cambios anunciados por su administración para consolidar los mayores avances posibles entre Estados Unidos y Cuba antes de que deje el cargo.

El miércoles, un vuelo que transportó correo directamente a Cuba despegó de Estados Unidos por primera vez en medio siglo, como parte de un programa piloto.

Entre las cartas a bordo en ese vuelo iba una de Obama, quien aprovechó la ocasión para realzar los objetivos de su visita.

En respuesta a una mujer cubana de 76 años que le había enviado una carta, Obama escribió que confiaba en que su misiva "sirva como recordatorio de un capítulo nuevo y brillante en la relación entre nuestras dos naciones".

"Tengo esperanzas de que tendré tiempo de disfrutar una taza de café cubano", escribió Obama en una copia de su carta que dio a conocer la Casa Blanca.

La medida de seguridad levantada el jueves se aplicaba a todas las embarcaciones que estuvieron en Cuba durante sus últimos cinco puertos de escala.

Esos requisitos incluían que personal de la Guardia Costera subiera o inspeccionara todas las embarcaciones para garantizar que cumplieran con la seguridad antes de que ingresaran en puertos estadounidenses.

Tres días antes de que Obama visite la isla, el ministro de Relaciones Exteriores cubano Bruno Rodríguez criticó el discurso de Obama de que aprovechará su viaje para conversar directamente con el pueblo Cubano sobre su futuro.

En un discurso enérgico y largo en La Habana, Rodríguez advirtió a Obama que cualquier intento por sortear al gobierno cubano para dirigirse directamente con cubanos no será bien visto.

Varias autoridades estadounidenses han declarado en las últimas horas que el objetivo de las medidas de Obama es el empoderamiento del pueblo cubano, señaló Rodríguez. Los cubanos se empoderaron hace décadas, dijo el canciller en referencia a la revolución de 1959 con la que llegó al poder el gobierno actual en la isla.

___

La periodista de The Associated Press Alicia A. Caldwell en Washington y Michael Weissenstein en La Habana contribuyeron a este despacho.

___

Josh Lederman está en Twitter como http://twitter.com/joshledermanAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario