Associated Press 18 mayo 2016

EEUU: Devastador reporte sobre policía de ciudad fronteriza

SAN DIEGO (AP) — El Departamento de Justicia de Estados Unidos emitió el miércoles una crítica devastadora sobre las prácticas policiales de una pequeña ciudad californiana en la frontera con México, en la que resalta la falta de supervisión de las investigaciones criminales, liderazgo inestable y otros problemas.

El reporte de 133 páginas fue dado a conocer menos de una semana después que el ex jefe de la policía de Calexico presentase una demanda federal de informante en la que describe la desaparición de armas de fuego, dinero y otras evidencias, y acusaciones de que empleados municipales participaron en narcotráfico, fraude de horario extra y robo.

La revisión efectuada por una unidad especial del Departamento de Justicia se limitó a fallas sistemáticas extendidas y no lidió con acusaciones específicas de delitos o conducta impropia, pero su lenguaje inusualmente franco describe un departamento de policía que falla en muchos frentes. El reporte recomienda una reforma radical.

"Muestra un nivel muy significativo de deficiencias en las operaciones centrales del departamento", dijo Ronald Davis, director de la unidad, en una entrevista. "Las consecuencias de no implementar las 169 recomendaciones serían que se sostendría un departamento disfuncional".

Reggie Gomez, el jefe interino de la policía de Calexico, dijo en conferencia de prensa que la ciudad ya tomó medidas rumbo a su reconstrucción.

"Tengo fe en que las autoridades electas y designadas por la ciudad de Calexico, hagan lo correcto por la ciudad de Calexico y sus ciudadanos", afirmó Gomez.

Ni Gomez, ni el administrador interino de la ciudad ni el alcalde respondieron a mensajes solicitando comentario.

Calexico, una ciudad de 40.000 habitantes ubicada 120 millas (190 kilómetros) al este de San Diego, está en un área que preocupa grandemente a agencias federales, incluyendo la DEA y Aduanas y Protección Fronteriza, que rutinariamente confiscan heroína, metanfetaminas y otras drogas en dos cruces fronterizos en la ciudad. El fácil acceso a carreteras hacia Los Ángeles y Phoenix le hace parte de una popular ruta de contrabando controlada por el cártel de Sinaloa.

El departamento de policía de Calexico ha sido suspendido de dos fuerzas especiales con agencias federales o estatales que combaten el flujo de drogas: la Coalición contra Drogas del Imperial Valley y la Fuerza Antinarcóticos del Imperial Valley. El reporte del Departamento de Justicia señala inestabilidad en el liderazgo como la causa para la remoción.

El FBI allanó el cuartel de la policía de Calexico y confiscó documentos en octubre del 2014, menos de un mes después que Michael Bostic, un antiguo alto funcionario de la policía de Los Ángeles, fue nombrado como jefe y comenzó a realizar cambios. El FBI no ha reportado los resultados de su investigación.

Bostic, despedido en noviembre por las nuevas autoridades municipales, dijo en una demanda de informante presentada la semana pasada en San Diego que él le informó al FBI sobre uso de drogas, narcotráfico, robo de dinero y contrabando por parte de empleados municipales.

La demanda dice que una auditoría realizada por la oficina del alguacil del condado Imperial a pedido de Bostic reveló la desaparición de cantidades significativas de dinero, drogas, armas y propiedad personal que se piensa fueron robadas por policías de Calexico.

Gonzalo Gerardo, uno de los demandantes, reportó ante el FBI sus sospechas de que empleados de la policía de Calexico traficaban drogas a finales de 2013, cuando él era teniente.

La unidad del Departamento de Justicia lanzó su revisión a solicitud de Bostic, al igual que lo ha hecho en Baltimore, Filadelfia, el condado de St. Louis, Missouri, y otras varias jurisdicciones que han solicitado asesoría. Además, se presenta en un momento en el que las prácticas policiacas a nivel nacional se encuentran bajo mayor escrutinio.

La revisión federal encontró una carencia general de supervisión y rendición de cuentas, ausencia de policías comunitarios, mal funcionamiento del departamento de asuntos internos, nulo análisis de datos criminales y nula compartición de información interna o externa, así como falta de herramientas utilizadas normalmente para detectar a agentes conflictivos.

El Departamento de Justicia elogió a Bostic y dijo que la revisión no habría sido completada sin su ayuda. Hace notar que Bostic despidió o suspendió a seis policías y remplazó a la unidad investigadora.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario