Mundo 08 febrero 2017

EEUU busca la extradición de otro capo desde México

FARGO, Dakota del Norte, EE.UU. (AP) — Ahora que el conocido narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán está tras las rejas en Nueva York, los fiscales federales en Dakota del Norte tienen la mira puesta en quien fuera uno de sus rivales en el contrabando de drogas ilegales.

De acuerdo con documentos de la corte dados a conocer el martes, las autoridades dicen que Juan Francisco Sillas Rocha fue un alto lugarteniente del cártel de los Arellano Félix, el cual contrabandeaba cocaína, marihuana y otras drogas a Estados Unidos y competía con el cártel de Sinaloa, dirigido por Guzmán, quien fue extraditado por México el mes pasado.

Las autoridades han descrito a Sillas Rocha como un prolífico sicario, responsable de matar a entre 20 y 30 personas al mes durante el apogeo del cártel asentado en Tijuana.

Sillas Rocha, conocido como "El Ruedas", fue arrestado hace seis años en México, pero su caso federal en Estados Unidos se había mantenido sellado hasta esta semana. Tim Heaphy, exfiscal federal de Virginia, dijo que sellar este tipo de casos es común para proteger una investigación y a los testigos. Esos temores tienden a disiparse cuando un acusado permanece detenido por un período largo.

El fiscal federal Christopher Myers, a cargo del caso, rehusó hacer comentarios al respecto. Documentos judiciales en México no indican si Sillas Rocha tiene un abogado.

Sillas está acusado de tres cargos, incluido el de asociación delictuosa con el fin de cometer un asesinato para una organización criminal en operación. Él ha estado luchando contra la extradición a Dakota del Norte, donde hace una década las autoridades federales comenzaron a reunir evidencia incriminatoria sobre el cártel de los Arellano Félix después de que uno de sus miembros mató a un hombre de Minnesota por una deuda relacionada con drogas. Sillas fue arrestado en México en noviembre de 2011 y fue presentado ante los reporteros por policías enmascarados. Continúa en prisión allí.

El caso se desarrolló en Dakota del Norte después de que Jorge "Sneaky" Arandas, un miembro del cártel de los Arellano Félix, estableció un negocio en el Red River Valley de Dakota del Norte y Minnesota. Los investigadores dijeron que Arandas ordenó la muerte de Lee Avila, de East Grand Forks, Minnesota, en junio de 2005 por no haber pagado 2,2 kilos (5 libras) de metanfetamina que Arandas recibió originalmente de Sillas. Arandas le dijo a la policía que temía ser asesinado por no pagarle a Sillas, así que mató a Avila para demostrar fuerza.

En el acta acusatoria presentada contra Sillas en marzo de 2011 se señalaba que, además del tráfico de drogas, éste estaba involucrado en la supervisión de grupos que "participaron en asesinatos, intentos de asesinato, secuestro, tráfico de personas, corrupción pública de funcionarios de gobierno, lavado de dinero y otras conductas delictivas" con el fin de generar dinero para el cártel.

En el documento se acusa a Sillas de intentar arreglar el homicidio de dos residentes de California. Presuntamente le ofreció a un pandillero de San Diego 25.000 dólares por matarlos, y le dio 4.000 dólares de adelanto. Cuando la pandilla no pudo encontrar a sus blancos, Sillas incrementó su oferta a 50.000 dólares si los asesinatos se realizaban rápidamente. Posteriormente ordenó a otro hombre que matara a toda una familia dentro de su casa, dijeron investigadores.

Las autoridades mexicanas dicen que Sillas participó en 2010 en el secuestro de tres mujeres de la familia de Ismael "El Mayo" Zambada, quien en ese momento era líder del cártel de Sinaloa junto con Guzmán. Sillas presuntamente se estaba vengando por la desaparición de su hermana ocurrida ese año.

Heaphy dijo que cree que las autoridades mexicanas querían la extradición de Guzmán antes de que Trump llegara a la presidencia para que fuera "una victoria (del presidente Barack) Obama, no de Trump". Agregó que el proceso de extradición probablemente será más difícil bajo Trump, quien ha hecho encolerizar a los mexicanos con su promesa de construir un muro fronterizo y deportar a la gente que vive en Estados Unidos sin permiso.

"A mí me preocuparía la relación potencialmente cáustica entre nuestro nuevo poder ejecutivo y el gobierno mexicano", dijo Heaphy. "La extradición es una de las pocas fichas que ellos tienen para utilizar en este juego de relaciones internacionales".

___

El reportero de la AP Mark Stevenson contribuyó a este despacho desde Ciudad de México.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario