Associated Press 02 junio 2016

Dos personas mueren en tiroteo en Universidad de California

LOS ANGELES (AP) — Un tiroteo en donde dos personas perdieron la vida en la Universidad de California en Los Ángeles y el cual generó una enorme respuesta policial en el campus en una transitada parte de la ciudad, fue un homicidio-suicidio, dijeron autoridades de Los Ángeles.

El policía Charlie Beck declaró el campus seguro como dos horas después de que las autoridades recibieran una llamada de emergencia. El tiroteo sucedió en una pequeña oficina de un edificio de ingeniería llamado Boelter Hall y un arma de fuego fue hallada con lo que parece que es una nota suicida, dijo. No se ha identificado a los fallecidos.

William S. Klug, profesor de ingeniería mecánica, fue abatido por el pistolero en un edificio de oficinas de su especialidad, según un funcionario de seguridad conocedor de la investigación pero no estaba autorizado a hablar sobre ella en público. El tirador no ha sido identificado de momento.

Compañeros de Klug dijeron a The Associated Press que estaba casado y era padre dos hijos, una persona buena y amable.

El profesor de biología y química de UCLA Charles Knobler dijo que los que conocían a Klug estaban conmocionados. Describió al fallecido como "un tipo muy alegre, adorable y simpático".

La respuesta al tiroteo fue abrumadora: Cientos de agentes policiales de varias agencias federales y locales irrumpieron en el campus, que había sido cerrado por motivos de seguridad. Grupos en equipos tácticos que buscaban a víctimas y sospechosos corrían a través del campo, algunos con sus armas desenfundadas, e irrumpían en edificios. Gente salía de los edificios con sus manos arriba o tras sus cabezas.

El tiroteo ocurrió una semana antes de los exámenes finales, el momento culminante del sistema educativo de la UCLA, que cuenta con unos 43.000 alumnos.

Muchos estudiantes utilizaron las redes sociales para que amigos y familiares supieran que estaban bien. Algunos describieron las frenéticas escenas de desalojo y la gran respuesta policial, otros describieron cómo permanecieron sentados en salones oscuros luego de bloquear las puertas.

La actividad policial se centraba en un grupo de edificios de ingeniería cerca del campus que ocupa 170 hectáreas (419 acres) en Los Ángeles. En un edificio de matemáticas cerca de Boelter Hall, agentes SWAT con armas desenfundadas revisaban a los estudiantes que salían uno a uno.

Un hombre salió con sus manos arribas y le pidieron que se arrodillara. Un agente armado lo reviso a él y su mochila, luego lo alejó con sus manos todavía al aire.

La profesora de bioingeniería, Denise Aberle, dijo que podía ver "mucha actividad policial con innumerables vehículos" y un helicóptero de la policía sobrevolando el edifico de ingeniería.

"La policía sigue llegando", dijo.

___

Amanda Lee Myers y Justin Pritchard contribuyeron desde Los Ángeles; Alina Hartounian contribuyó desde Phoenix.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario