Associated Press 23 noviembre 2016

Detroit: Agente baleado se recupera tras operación

DETROIT, Michigan, EE.UU. (AP) — Un agente de la Universidad Wayne State que fue herido de bala en la cabeza el martes en la noche cuando efectuaba un patrullaje en la escuela ha salido de la operación y las autoridades dijeron que interrogan a un sujeto en relación con el ataque.

El agente Colin Rose, de 29 años, tenía cinco años en el departamento de policía y trabajaba en la unidad canina.

El jefe de la policía de Detroit, James Craig, dijo que Rose estaba de servicio cuando avisó por radio que investigaba el posible robos de sistemas de navegación de autos y camionetas, y estaba por hablar con alguien que aparentemente estaba en una bicicleta.

"Fue boom, boom, boom", dijo Jacob Bolton, de 20 años, quien vive en las cercanías del lugar del incidente, en una entrevista posterior. "Escuché los disparos y a una personas gritar. Pero primero pensé que se trataba de un sueño".

Los agentes que llegaron al lugar encontraron al policía herido en el suelo, comentó Craig.

El jefe adjunto de la policía de Detroit Steve Dolunt dijo que un sujeto considerado "una persona de interés" estaba detenido pero se desconocía si fue el agresor. Dolunt dijo que el agente no fue baleado con su arma de cargo y que la policía aún buscaba el arma utilizada.

Poco después del tiroteo, que ocurrió alrededor de las 6:30 p.m., se registró la presencia de varios policías armados en la zona residencial de Woodbridge, a unas dos cuadras del campus.

La policía buscans a un afroestadounidense de unos 40 años y con barba espesa, se publicó en un comunicado en el sitio web de la universidad. El sospechoso viste una camiseta blanca con letras en blanco y negro, un gorro y una chaqueta café, de acuerdo con la descripción publicada.

Wayne State cuenta con más de 27.000 estudiantes y está localizada en el corazón de Detroit.

Craig señaló otros cuatro incidentes recientes en el país en el que agentes de la ley han sido baleados.

Los disparos contra policías en Texas y Missouri el domingo pasado fueron los más recientes en los que las autoridades afirman es una tasa alarmante de emboscadas en su contra. Un detective de San Antonio murió baleado, y un agente de St. Louis recibió dos disparos en la cara pero sobrevivió.

Durante detenciones de tránsito el domingo, también resultaron heridos por impactos de arma de fuego agentes de Sanibel, Florida, y Gladstone, Missouri, pero las autoridades no han dado indicios de que esos incidentes fueran ataques premeditados.

La tercera parte de los policías que han muerto en el cumplimiento de su deber este año han sido blanco de ataques, de acuerdo al Fondo Nacional en Memoria de los Agentes del Orden.

___

Tarm informó desde Chicago.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario