Mundo 27 julio 2016

Denuncian violaciones sistemáticas de tropas sursudanesas

YUBA, Sudán del Sur (AP) — Soldados del gobierno de Sudán del Sur violaron la semana pasada a docenas de mujeres y niñas de etnia nuer justo delante de un campamento de Naciones Unidas donde habían buscado protección ante la reanudación de combates, y al menos dos de ellas murieron por sus heridas, según testigos y líderes civiles.

Las violaciones en la capital del país, Yuba, subrayaron dos problemas persistentes en el caótico país, sumido en la guerra civil: la violencia étnica sistemática y los reparos de las fuerzas de paz de la ONU a proteger a los civiles.

Al menos una de las agresiones se produjo ante la mirada de las fuerzas de paz, dijeron testigos a Associated Press durante una visita al campamento.

El 17 de julio, dos soldados armados de uniforme se llevaron a rastras a una mujer que estaba a menos de unos cientos de metros (yardas) de la entrada oeste del campo de la ONU, ante la mirada de tropas de paz armadas. Algunos de los efectivos de la ONU iban a pie, otros estaban en un vehículo blindado y en una torre de vigilancia. Un testigo estimó que unos 30 soldados de paz de los batallones nepalí y chino vieron el incidente.

"Lo veían. Todo el mundo lo veía", dijo. "La mujer gritaba mucho, también peleaba y lloraba, pero no hubo ayuda. Ella lloraba pidiendo ayuda". El testigo y otras personas entrevistadas insistieron en mantener el anonimato porque temían represalias de los soldados si eran identificados.

Una portavoz de la misión de la ONU, Shantal Persaud, no negó que se hubieran producido violaciones cerca del campo. En un primer momento no pudo hacer comentarios sobre por qué las fuerzas de paz no actuaron para impedir los ataques, indicando que estaba investigando la cuestión.

Las supuestas agresiones se produjeron en torno a una semana después de que fuerzas rivales del gobierno chocaran en Yuba. La violencia dejó cientos de muertos y forzó al líder opositor Riek Machar a abandonar la ciudad. Al establecerse un alto el fuego, mujeres y niñas empezaron a aventurarse fuera del campo de la ONU para buscar comida.

En el campamento hay unos 30.000 civiles, casi todos nuer, la misma etnia a la que pertenece Machar. Los desplazados temen ataques de fuerzas de gobierno, en su mayoría miembros de la etnia dinka a la que pertenece el rival de Machar, el presidente Salva Kiir.

Cuando las mujeres y niñas salieron del recinto de la ONU entraron en una zona llamada Checkpoint, a la sombra de una montaña en las afueras al oeste de Yuba. Ese tramo de carretera, que rodea un lado del campo, registró algunos de los combates más intensos y está salpicado de tiendas destrozadas y tanques quemados. Ahora está habitado por hombres armados con y sin uniforme.

En entrevistas con AP, las mujeres dijeron que los soldados en Checkpoint las dejaron pasar para comprar comida, pero las atacaron a su regreso.

"Cuando llegamos a Checkpoint, los soldados salieron y llamaron a las mujeres y dijeron 'Deténganse, por favor, y siéntense'. De modo que nos detuvimos y nos sentamos, y se llevaron a una mujer dentro de una tienda", dijo una mujer. "Cuatro hombres entraron en la tienda y violaron a la mujer mientras nosotras tres nos quedamos fuera".

En otro incidente, una mujer dijo que un grupo de soldados había sacado a la fuerza a dos mujeres y dos niñas de su grupo y las habían violado en una tienda, con más de 10 hombres agrediendo a cada víctima. Una de las menores murió después, indicó.

Varias mujeres nuer dijeron que los soldados las amenazaron por su origen o las acusaron de estar aliadas con Machar. Las mujeres identificaron a los soldados como dinka por el idioma que hablaban.

No estaba claro cuántas violaciones se produjeron en el exterior del campo de Naciones Unidas. AP entrevistó a más de una docena de testigos de las violaciones o a personas que hablaron con las víctimas, tanto en conversaciones individuales como en pequeños grupos.

The Protection Cluster, un grupo de cooperantes humanitarios que documenta la violencia contra civiles en Sudán del Sur, señaló que se había "observado un aumento significativo en los casos el 18 de julio, cuando gran número de mujeres empezó a salir para viajar a los mercados en la ciudad en busca de comida".

Se sabe que al menos dos víctimas murieron por sus heridas, indicó la organización.

Líderes civiles en el campo dieron estimaciones de entre 27 y 70 violaciones desde que las mujeres empezaron a aventurarse al exterior en busca de comida. Naciones Unidas dijo haber recibido informes sobre docenas de casos. La Community Empowerment for Progress Organization, un grupo de derechos sursudanés, dijo estar investigando 36 denuncias de violación.

Los hospitales en el campo recibieron la semana pasada cuatro casos de violación, incluida una menor que dijo haber sufrido una violación en grupo de cinco hombres, según personal médico que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a los medios.

Se cree que el número de víctimas que acuden a clínicas es menor del total debido al estigma asociado a la violación en la cultura nuer.

El portavoz del Ejército Lul Ruai Koang no negó que se hubieran producido violaciones tras los últimos combates, pero dijo que el Ejército aún no había recibido ninguna denuncia formal de las víctimas.

Trabajadores humanitarios dijeron haber pedido a Naciones Unidas que aumentara las patrullas el 17 y 18 de julio junto al campamento, donde las mujeres son más vulnerables, pero que las patrullas no comenzaron hasta el 21 de julio.

En un comunicado, la ONU dijo que se habían incrementado las patrullas fuera del campo en respuesta a las agresiones.

Una mujer local, Christmas David, que dijo haber sido golpeada pero no violada por soldados del gobierno, dijo que las patrullas limitadas no bastan.

"Cuando la ONU se está moviendo, sólo paran a las mujeres y les dicen que se sienten", explicó. "Cuando las fuerzas de paz salen de la carretera, entonces hacen las cosas".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario