EEUU 05 septiembre 2016

Demócratas, pocas esperanzas de ganar mayoría en cámara baja

WASHINGTON (AP) — En un anticipo de la publicidad que viene, los demócratas han emitido avisos por televisión en los que repiten las declaraciones despectivas de Donald Trump sobre inmigrantes, mujeres o veteranos de guerra, y uno pregunta: "¿Cómo es posible que los legisladores republicanos lo apoyen?"

La publicidad del Comité de Campaña Demócrata para el Congreso pone de manifiesto las esperanzas del partido de lograr una cosecha récord de bancas nuevas en la Cámara de Representantes, alentadas por los ataques verbales del candidato presidencial republicano y su gran desventaja en la mayoría de las encuestas.

Superados por los republicanos por 247 bancas a 188 -y con dos vacantes en distritos donde tienen la seguridad de ganar-, es probable que los demócratas ganen bancas en noviembre. Pero ganar las 30 que necesitan para recuperar la mayoría en la cámara parece difícil.

___

CIFRAS QUE AMDRENTAN

De las 435 bancas de la cámara, solo unas 40 de California a Maine parecen estar realmente en juego, aunque eso podría cambiar.

El rediseño de los distritos junto con la tendencia de los demócratas a concentrarse en zonas urbanas y costeras ha dado tal protección a los dueños de las bancas que en las elecciones de 2014 apenas 13 de los 388 legisladores que se presentaron a reelección perdieron. De los 435 legisladores elegidos, 377 ganaron por una diferencia de 10 puntos o más, o no tuvieron oposición.

Los demócratas tendrían que ganar 35 de las 40 bancas realmente disputadas y perder solo cinco para una ganancia de 30, un reto difícil. En las 17 elecciones generales desde la Segunda Guerra Mundial, solo ha ocurrido tres veces que un partido ganó 30 bancas, la más reciente en 1980.

Los demócratas se muestran cautos en sus pronósticos. Ben Ray Lujan, representante por Nuevo México y director del comité de campaña de los legisladores demócratas, dice que "los demócratas estamos a la ofensiva y ganaremos bancas".

___

OTROS OBSTACULOS

Los demócratas no han obtenido candidatos fuertes en distritos competitivos.

Frederick LaVergne, quien se presenta contra el representante republicano por Nueva Jersey Tom MacArthur, reportó apenas 600 dólares en fondos de campaña. El partido ha tenido dificultades para presentar candidatos en los suburbios de Filadelfia, el este de Ohio, el centro de Illinois y al oeste de Detroit.

Además, parece seguro que los demócratas perderán un distrito recientemente creado en el norte de Florida y tendrán problemas para conservar bancas en Omaha, Nebraska; Sacramento y la costa central de California; y en Palm Beach, Florida.

___

SEÑALES DE PELIGRO PARA REPUBLICANOS

Los republicanos corren el mayor riesgo porque tienen tres de cada cuatro de las bancas realmente en disputa. El partido enfrenta contiendas arduas en Nevada, Maine y Minnesota.

Gracias a los buenos resultados obtenidos en 2010 y 2014, sus 247 bancas son la cifra más alta desde la presidencia de Herbert Hoover, hace 86 años.

Mientras 26 republicanos fueron elegidos en 2014 en distritos que habían respaldado al presidente Barack Obama en 2012, apenas cinco demócratas lo fueron en distritos ganados en 2014 por el republicano Mitt Romney.

Esto significa que son más los republicanos en desventaja. Entre ellos, Robert Dold trata de conservar un distrito de la zona de Chicago donde Obama obtuvo el 58% de los votos.

__

EL FACTOR TRUMP

Trump pierde entre las mujeres, las minorías y los votantes con título universitario. Esto significa un problema para los republicanos que representan suburbios y distritos con muchos votantes hispanos, y muchos han criticado sus declaraciones, aunque sin abandonarlo del todo.

Los problemas de Trump con sectores cruciales y la ventaja pequeña pero clara de la demócrata Hillary Clinton en la mayoría de las encuestas han envalentonado a los demócratas que buscan bancas en manos republicanos.

___

LAS CORRIENTES CONTRARIAS

Los republicanos dicen que Clinton también es una candidata problemática. Muchos votantes no la quieren, según las encuestas, y los republicanos esperan una baja participación de los jóvenes de centroizquierda que se inclinaron por Bernie Sanders en las primarias o de los negros decepcionados con Obama.

Si la derrota de Trump pareciera inevitable, los legisladores republicanos podrían presentarse como un freno a un gobierno de Clinton, un argumento hasta ahora poco utilizado.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario