Associated Press 24 marzo 2016

Demócratas: Largas filas suprimieron el sufragio en Arizona

PHOENIX (AP) — Las largas esperas que hicieron algunos residentes de Arizona para votar en las elecciones primarias presidenciales suscitaron acusaciones de supresión del sufragio lanzadas por los demócratas y defensores de los derechos civiles, quienes pusieron de relieve la decisión de las autoridades electorales de reducir este año el número de centros de votación.

Durante años, los residentes de la zona metropolitana de Phoenix han percibido con preocupación que las autoridades estatales pretenden dificultarles el voto, y el desorden del martes en las urnas sólo incrementó su disgusto.

Los legisladores republicanos aprobaron en los últimos años diversas medidas con el fin de impedir fraude electoral, pero los oponentes creen que las modificaciones fueron simplemente un ardid para suprimir la afluencia de electores demócratas.

Esas batallas electorales volvieron a presentarse debido a que hubo personas que hicieron fila durante cinco horas para depositar su voto en algunos lugares.

"Seamos claros, hubo supresión de electores", afirmó el jueves el representante federal demócrata Ruben Gallego en conferencia de prensa. Quizá no fue intencional, pero sucedió, agregó.

El legislador dijo que Arizona tiene antecedentes de supresión del voto, incluida una nueva ley que impediría a grupos de asistencia a electores recoger y depositar las papeletas llenadas de manera anticipada.

Limitar el número de lugares de votación afecta desproporcionalmente a las minorías y a los trabajadores pobres, agregó. Estos grupos enfrentan mayores dificultades para transportarse hasta los lugares de votación y es menos probable que tengan suficiente tiempo para esperar en las filas largas.

La principal funcionaria electoral del condado Maricopa, la secretaria del registro Helen Purcell, redujo el número de lugares para votar en las elecciones primarias presidenciales de 200 en 2012 a sólo 60 el martes, aunque fueron centros de votación más grandes en los que cualquier elector registrado podía depositar su sufragio.

En la primaria presidencial de 2008 hubo 400 lugares para votar en el condado, que tiene cuatro millones de habitantes.

El Partido Demócrata en Arizona considera presentar una demanda para determinar si las acciones de la funcionaria del registro del condado marginaron a electores, dijo Jim Barton, abogado del partido.

Teresa Jimenez fue una de las personas que esperaron formadas por casi dos horas el martes en un barrio de alta población latina en el lado oeste de Phoenix, pero a fin de cuentas los funcionarios electorales cerraron el centro de votación a las 7 de la noche y ella se fue a casa sin haber votado.

Dijo que ella y otros votantes —muchos de ellos latino— estaban emocionados de votar, pero que su entusiasmo se desvaneció cuando el sitio cerró.

Jimenez cree que la elección representaba una oportunidad para que los latinos que están hartos de años de discriminación en Arizona se hicieran oír. Pero dijo que sintió que los problemas electorales lo impidieron.

"Nos lo hacen a nosotros", dijo Jimenez. "¿Cómo se supone que haremos oír nuestras voces?"

___

El periodista de The Associated Press, Josh Hoffner, contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario