Deportes 02 septiembre 2016

Del Potro en el US Open, como en su casa

NUEVA YORK (AP) — El momento fue el corolario de una noche en la que el aliento del público se inclinó ampliamente a favor del tenista argentino que estaba por consumar una victoria en sets corridos frente a un rival del país anfitrión de un torneo de Grand Slam.

Cuando Juan Martín Del Potro se alistaba para sacar en el último game de su duelo ante Steve Johnson, por la segunda ronda del Abierto de Estados Unidos, el coro en el estadio Arthur Ashe explotó: "¡olé, olé, olé! !Delpooo, Delpooo!". El coro fue iniciado principalmente por la hinchada argentina que acompaña a "Delpo" a todos lados, aunque luego contagió a todo el estadio.

"Eso le puede parecer extraño a ustedes", confesó Del Potro tras la victoria 7-6 (5), 6-3, 6-2 sobre Johnson. "Pero me gusta cuando me cantan esas canciones. Es como si estuvieras en un estadio de fútbol. Realmente me gusta eso en todas partes del mundo. Es asombroso recibir ese cariño especial aquí".

Y es que el cántico que no falta a donde vaya Del Potro. Ocurrió en Río de Janeiro, donde el mes pasado conquistó por segunda vez seguida una medalla olímpica, esta vez de plata.

Pero su presencia en el US Open no estaba garantizada. Tras someterse a tres cirugías en la muñeca izquierda, estuvo alejado del circuito durante buena parte de las últimas dos temporadas. Su ranking protegido se agotó y estaba muy lejos en la clasificación de la ATP para poder ingresar directamente al cuadro principal del torneo en el que se coronó campeón en 2009.

La organización resolvió otorgarle la invitación. De los 16 jugadores que recibieron wildcard para los dos cuadros individuales del certamen, Del Potro es el único que pudo alcanzar la tercera ronda, donde el sábado se enfrentará con el español David Ferrer.

"Yo solo quería volver a jugar el tenis. Tuve la suerte que me dieron la invitación y respondiendo de esta manera es una forma de agradecer", afirmó.

¿Cómo se siente ser un extranjero que es más querido que el local en su propio Grand Slam?

"Se entusiasman conmigo y no lo puedo creer", comentó Del Potro, que juega en su primer US Open desde 2013. "Creo que están orgullosos de verme jugar tenis tras todas mis operaciones. Saben lo que he tenido que pasar para volver a jugar el tenis".

Cuando lo entrevistaron en la cancha al final del partido, Del Potro devolvió gentilezas: "Gracias por invitarme".

De todas formas, Del Potro había hecho méritos para merecer la invitación: Además de la plata olímpica, desde Wimbledon en junio le ha ganado a tres de los cuatro principales cabezas de serie de este US Open (Novak Djokovic, Rafael Nadal y Stan Wawrinka).

Hace un par de semanas, Johnson advirtió que un wildcard para un rival con semejante jerarquía, pese a ser el actual puesto 142 del ranking, podía significar la eliminación de un estadounidense en las rondas iniciales. Y así fue, ya que el argentino de 27 años le dejó fuera a él, alguien con la condición de 19no preclasificado.

"Bajo ningún concepto es un número 142 del mundo. Se mereció su invitación, es un jugadorazo", señaló Johnson. "Creo que es solo cuestión de tiempo (que suba en el ranking), y si se mantiene sano, y ojalá que sea así, porque su presencia es muy positiva en el circuito".

Del Potro no piensa en el ranking al insistir que su máximo objetivo es completar el año sin problemas físicos para afrontar de lleno la próxima temporada. Sabe que no suma golpes ganadores con su revés y que necesita más rodaje.

"Si Río hubiera dado puntos como (el bronce olímpico de) Londres (2012), hoy estaría alrededor del 30, pero es lo que marca el ranking y tampoco miente", analizó Del Potro. "Tampoco me vuelve loco. Estaría para los sorteos, pero es lo que me tocó y tendré que esperar un poco más para avanzar".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario