Mundo 15 junio 2016

Defienden a Fernández tras escándalo de exfuncionario

BUENOS AIRES (AP) — El kirchnerismo se abroqueló el miércoles en torno de la expresidenta argentina Cristina Fernández para defenderla de las sospechas de corrupción que salpican a su administración y que se agudizaron con la detención de un prominente exfuncionario mientras intentaba ocultar millones de dólares en un monasterio.

El arresto la víspera de José López, exsecretario de Obras Públicas durante el gobierno de Fernández (2007-2015) y su fallecido marido y antecesor Néstor Kirchner (2003-2007) tuvo un gran impacto político y disparó las acusaciones del oficialismo acerca de que ciertas áreas de la anterior administración eran usinas de corrupción.

Los seguidores de la exmandataria salieron a defenderla y manifestaron su indignación con el hecho de que el exfuncionario fuera sorprendido ocultando cerca de nueve millones de dólares y otras sumas de dinero en distintas monedas en un monasterio en el que residen dos monjas. "Fernández estará muy dolorida y preocupada... a cualquier gobierno le puede ocurrir tener un funcionario corrupto", dijo a periodistas Nilda Garré, diputada del Frente para la Victoria (FPV) y exministra de Defensa de Fernández.

La también diputada del FPV Juliana Di Tullio aseguró que el matrimonio Kirchner no sabía que López supuestamente "robaba plata".

"La autoridad moral de los dos presidentes que llevaron a este país a mejorar la calidad de vida de los argentinos está intacta", afirmó sobre el kirchnerismo, el movimiento político de signo peronista que gobernó durante 12 años consecutivos y que según analistas ha sido dañado de muerte por este escándalo.

López, actual diputado del Parlasur, quedó detenido cuando supuestamente procuraba esconder varias bolsas con unos 8,98 millones de dólares, 153.000 euros, 425 yuanes, 49.800 pesos y relojes de lujo en el Monasterio de Monjas Orantes y Penitentes Nuestra Señora del Rosario de Fátima en el municipio en General Rodríguez, 58 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

El exsecretario era la mano derecha del ministro de Planificación Julio De Vido, considerado uno de los funcionarios más poderosos del gabinete de los Kirchner y quien es investigado por enriquecimiento ilícito.

El gobierno del presidente Mauricio Macri aprovechó la circunstancia para arremeter contra el anterior Ejecutivo y destacar que el Ministerio de Planificación, del que dependía el área que dirigía López, fue centro de diversas maniobras sospechosas de corrupción que habrían involucrado a empresarios cercanos mediante sobreprecios y cartelización de la obra pública.

Desde Colombia, donde realiza una visita oficial, Macri dijo que espera que "la justicia actúe como corresponde y que no quede esto de forma impune como todas las cosas que se están investigando en el país".

"Ojalá esto sea parte del aprendizaje final de qué clase de política queremos, de servidores públicos y no de saqueadores públicos", afirmó Macri en una rueda de prensa conjunta con su colega colombiano Juan Manuel Santos.

Opositores de otras corrientes del peronismo acusaron por su parte a Fernández de ser la responsable política de este y otros presuntos casos de corrupción e instaron a la justicia a que avance en las causas en las que De Vido y otros allegados al kirchnerismo son investigados.

Pero diputados kirchneristas impidieron el miércoles que se debatiera el proyecto para que la justicia allane el domicilio y las oficinas de De Vido, quien goza de fueros.

López afronta acusaciones de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Varias de sus propiedades fueron allanadas y tiene prohibido disponer de sus bienes.

Su abogada, Fernanda Herrera, dijo a periodistas que pidió una pericia psicológica para su defendido ya que "escucha voces y está delirando".

Después de la asunción de Macri en diciembre la justicia desempolvó varias causas que tenían en la mira a exfuncionarios y empresarios y que estaban detenidas. Ordenó allanamientos para encontrar dinero de origen irregular en propiedades del constructor Lázaro Báez, muy cercano a los Kirchner, a cuyas compañías les fueron adjudicadas numerosas obras públicas.

La propia Fernández es investigada por presunto lavado de dinero.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario