Mundo 27 octubre 2016

Defensoras yazidíes ganan premio europeo de derechos humanos

BRUSELAS, Bélgica (AP) — Dos mujeres yazidíes que sobrevivieron a la esclavitud sexual por parte del grupo Estado Islámico antes de escapar y convertirse en defensoras de su gente ganaron el jueves el Premio Sakharov de derechos humanos que entrega la Unión Europea.

Nadia Murad Basee y Lamiya Aji Ashar son "mujeres inspiradoras que han mostrado una increíble valentía ante la brutalidad despreciable. Estoy orgulloso de que hayan sido galardonadas con el premio Sakharov 2016", indicó Guy Verhofstadt, líder del grupo parlamentario progresista ALDE.

La parlamentaria Beatriz Becerra Basterrechea, que respaldó las nominaciones, dijo que el premio "es un reconocimiento de la batalla de Nadia y Lamiya en sus vidas. Ambas han superado de forma impresionante la brutal esclavitud sexual a la que fueron expuestas por yihadistas terroristas y se convirtieron en un ejemplo para todos".

Murad se ha vuelto una portavoz de otras mujeres abusadas por el Estado Islámico. En diciembre, relató ante el Consejo de Seguridad de la ONU cómo ella y otras mujeres y adolescentes yazidíes fueron secuestradas, retenidas en cautiverio y violadas reiteradamente luego que el área iraquí de Sinjar cayó en manos del grupo extremista en agosto del 2014. Ella se escapó luego de tres meses.

Bashar trató de huir cuatro veces antes de conseguirlo en marzo. Cuando era perseguida por combatientes, una mina estalló, matando a las dos personas con las que iba y dejándola con el rostro llena de cicatrices y sin visión en el ojo derecho. Aun así, se considera afortunada.

"Incluso si hubiese perdido ambos ojos, habría valido la pena, porque habría sobrevivido", le dijo a The Associated Press en una entrevista este año en la casa de su tío en Baadre, en el norte de Irak.

El premio es anunciado en momentos en que fuerzas iraquíes respaldadas por Estados Unidos libran una ofensiva para retomar la ciudad de Mosul, el último bastión importante del Estado Islámico en el país. Centenares de mujeres y niñas yazidíes siguen cautivas en manos del Estado Islámico en Irak y Siria. La minoría sigue una religión ancestral que los extremistas islámicos consideran heréticas.

Entre los finalistas de este año estaban los tártaros de Crimea y un ex editor de periódico turco.

El premio, que lleva el nombre del disidente soviético Andrei Sakharov, se creó en 1988 para rendir homenaje a personas o grupos que defienden los derechos humanos y las libertades fundamentales. El ganador del año pasado fue el bloguero saudí Raif Badawi.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario