Deportes 08 julio 2016

Cummings gana 7ma etapa del Tour, que llega a los Pirineos

LAC DE PAYOLLE, Francia (AP) — Steve Cummings ganó el viernes la primera etapa del Tour de Francia en los Pirineos, con un ataque en solitario en el puerto de montaña Col d'Aspin.

Greg Van Avermaet conservó el maillot amarillo de líder general que consiguió hace dos días, mientras que el colombiano Nairo Quintana y Chris Froome arribaron con el pelotón en la séptima etapa.

Quintana y Froome, los dos favoritos al título, fueron retrasados cuando se ponchó un arco inflable que marcaba el último kilómetro de la ruta y cayó al suelo. Los ciclistas tuvieron que levantar el arco de la carretera y pasar por debajo con sus bicicletas.

Adam Yates, del equipo Orica, fue golpeado por el arco y tenía sangre en el mentón cuando cruzó la meta.

"Estaba solo cuando sucedió. No alcanzó frenar y dio una voltereta y cayó de frente", dijo el director deportivo del equipo Orica, Laurenzo Lapage. "El doctor lo está examinando, le duele el hombro".

Los organizadores dijeron que utilizarían los tiempos a tres kilómetros de la meta. Cummings cronometró 3 horas, 51 minutos, 58 segundos en el recorrido de 162,5 kilómetros entre Jourdain y Lac de Payolle. El sudafricano Daryl Impey arribó segundo, a 1:05, y el español Daniel Navarro tercero con el mismo tiempo.

"No será una gran diferencia, porque el tramo final antes de la meta era cuesta abajo y plano", indicó Thierry Gouvenou, director técnico del Tour.

Froome cruzó la meta 11ro y Quintana 18vo, ambos a 4:29. El argentino Eduardo Sepúlveda llegó 27mo y los colombianos Sergio Henao y Jarlinson Pantano arribaron 32do y 38vo, respectivamente, todos con el pelotón.

"Ha sido una jornada más rápida de lo esperado", señaló Quintana. "El Col d'Aspin también se ha subido muy rápido. Al final no quedaban muchas fuerzas para un gran ataque entre ninguno de los rivales y solo podíamos evitar que los escapados tomaran mayor ventaja".

Quintana trepó un puesto en la clasificación general y ahora marcha sexto, un lugar debajo de Froome, ambos a 6:42 de Van Avermaet.

"No tenía planes de meterme en la fuga", señaló Van Avermaet. "No soy un buen escalador, soy un ciclista clásico, y los grandes favoritos no me consideran como una amenaza. Mañana será difícil con todas las escaladas, pero estoy contento por estar otro día con el maillot amarillo".

La octava etapa del sábado es un recorrido montañoso de 184 kilómetros entre Pau y Bagnares-de-Luchon, que incluye el puerto de montaña Col de Tourmalet, tan difícil que no siquiera recibe clasificación.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario