Pies Secos, Pies Mojados 13 enero 2017

Cubanos sorprendidos por cambio migratorio en pleno viaje hacia EEUU

Cientos de cubanos fueron sorprendidos tras el abrupto fin de la política de "pies secos/pies mojados" mientras avanzaban en la travesía rumbo a Estados Unidos. A continuación el testimonio de cubanos en la frontera de México.

Embed

El cubano José Enrique Manreza, que vendió su casa y sus pertenencias para embarcarse en una travesía en avión, autobús y a pie en la búsqueda del sueño americano, está ahora atrapado en una ciudad fronteriza mexicana después de que Washington acabó abruptamente una política de inmigración generosa.

El presidente estadounidense, Barack Obama, puso fin el jueves a medidas que garantizaban la residencia a los cubanos que llegaran a Estados Unidos sin visa y al estatus especial para los profesionales médicos de la isla.

El fin de la política, conocida como "pies secos, pies mojados", entró en efecto inmediatamente, dijo el Departamentode Estado en un comunicado.

"Imagínese cómo me siento después de que estuve seis días con seis noches corriendo por el río, por la selva, la humedad", dijo Manreza, en un refugio para inmigrantes en la ciudad de Tapachula, en el sur de México, donde escuchó la noticia junto con otros 30 cubanos.

Manreza calcula que ha gastado cerca de 10.000 dólares en su viaje, incluyendo un vuelo a la Guyana francesa, guías a través de América del Sur y sobornos para defenderse de los agresores que trataron de abusar de su hija durante el viaje.

"Tuve que dar dinero, mucho dinero y ahora nos pasa esto, no puede ser", dijo Manreza, quien administraba un almacén en La Habana antes de partir en diciembre. Dijo que está tratando de decidir si regresa a Cuba, sin dinero, o busca asilo en México.

Anticipando el final de la política generosa, la inmigración cubana repuntó desde un acercamiento entre Washington y La Habana en 2014. Ben Rhodes, asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, dijo que unos 40.000 cubanos llegaron a Estados Unidosen 2015 y alrededor de 54.000 en 2016.

Las cifras han sido más bajas en los últimos meses, pero los cubanos que se encontraban en ruta en Panamá dijeron que cientos más venían detrás de ellos en las selvas traicioneras del Darién.

Desesperación y desesperanza

Para Ariadna Estéves, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, "eliminar los tratos preferenciales a ciertas nacionalidades, como en este caso a Cuba, quiere decir que van con una política de asilo más estricta, de favorecer la política interna a la política internacional que contempla el asilo, que al final de cuentas salva vidas".

Miles de cubanos se congregaron en Costa Rica y Panamá el año pasado en momentos en que los países centroamericanos se esforzaban por hacer frente al flujo. El Salvador dio la bienvenida a la nueva política el jueves, diciendo que todos los inmigrantes deben ser tratados por igual.

"Vienen más cubanos con niños, embarazadas, personas mayores", dijo Gabriel Alejandro Marín, parte de un grupo de 50 inmigrantes que se encontraba en Ciudad de Panamá. "Hemos vendido todos los muebles para esto", agregó.

Honduras, desde donde miles de inmigrantes viajan a Estados Unidos cada año pese a la ausencia de un trato especial como el que recibían los cubanos, dijo que espera para ver si menos cubanos viajan tras el cambio.

Manreza dijo que su esposa, una enfermera, estaba trabajando en Venezuela como parte de un programa cubano de petróleo por médicos. Obama también revirtió un programa de "razones médicas" que data del 2006, que permitía a los médicos cubanos que trabajaban en otros países trasladarse a Estados Unidos simplemente al ingresar a una embajada estadounidense.

"Cuando le llamé se puso a llorar", dijo Manreza, sin especificar si su mujer había tenido la intención de desertar bajo el marco del programa.

Iván Díaz, de 45 años, un administrador de salud dijo que la decisión lo había sorprendido. "Fue como un shock para nosotros, cómo que te quiten el oxigeno", declaró.

Díaz salió de Cuba hace tres meses con su esposa. Dijo que la travesía hacia Estados Unidos le había costado unos 25.000 dólares para él, su mujer y miembros de su familia en Miami que enviaron dinero para apoyarlos.

"Me quedan 10 dólares en el bolsillo", dijo. "Vamos a llegar a ver qué nos dicen, no se pierde nada con ir hasta Laredo (la frontera entre México y Estados Unidos), algo se va a poder hacer, sino, que me deporten a Cuba", agregó.

[Con información de Reuters]

Fuente: martinoticias.com / miamiherald.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario