Pies Secos, Pies Mojados 13 enero 2017

Cubanos de la isla opinan: "La gente se va a seguir tirando al mar"

Reacciones de los cubanos de a pie sobre el fin de la política "pies secos-pies mojados"

LA HABANA, Cuba.- A pocos días de abandonar la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos Barack Obama, que tanta simpatía generara entre los cubanos durante su visita a la Isla en marzo de 2016, ha derogado la política de “pies secos-pies mojados” y el sistema de Parole para profesionales cubanos de la salud.

La perorata incluida en el acuerdo es destacable solo por la continua culpabilización de Cuba al gobierno de Estados Unidos. Del texto se infiere que la ley de marras es un acicate a la emigración; por tanto, las autoridades norteamericanas son las únicas responsables por la pérdida de tantas vidas en alta mar, víctimas del tráfico de personas, o de incontables vandalismos.

Embed

No se hizo mención a la responsabilidad del gobierno cubano en esa “emigración riesgosa y desordenada” que se agudizó con la dura crisis económica de los noventa. Hábilmente redactado, el discurso hizo énfasis en el trato preferencial que dicha legislación suponía para los migrantes cubanos, subrayando que a partir de su derogación, los mismos tendrían idéntico status al resto de los latinoamericanos que arriesgan sus vidas para llegar a la tierra del Tío Sam.

Del mismo modo, la suspensión del sistema de Parole para médicos cubanos fue presentado como “robo de cerebros”, cuando es un secreto a voces que los especialistas, enfermeros y técnicos se han ido por propia voluntad en una “fuga de cerebros” provocada por la insostenible situación económica de Cuba. Un ser humano que está dispuesto a renunciar a su condición profesional para trabajar en Walmart, no emigra atraído por el canto de sirenas, sino por la perspectiva de poder pagar las cuentas.

Lo peor es que la opinión popular, salvo raras excepciones, repite los mismos argumentos del Noticiero oficialista. Quienes con más ahínco defienden a la parte cubana y critican al gobierno norteamericano son borrachos perdidos e individuos que prefieren la rutina de medio siglo, con tal que no les falte la sobredosis de ron, rumba y dominó. Ninguno de los entrevistados fue capaz de realizar un análisis ponderado de una situación migratoria en la cual ambas partes llevan su cuota de responsabilidad.

¿Qué sigue a esta derogación? “Una oleada de suicidios”, expresó a CubaNet un joven que ha intentado abandonar la Isla en varias ocasiones y no salía de su estupor al conocer los detalles de este “Big Finale” del mandatario estadounidense. Su parecer es, sin dudas, exagerado; pero no deja de llamar la atención el hecho de que sugiriera el suicidio antes que una rebelión.

Tras la decisión de Obama, la Ley de Ajuste Cubano se tambalea. Ya se preveía una modificación en sus objetivos; pero la derogación de “pies secos-pies mojados” es una incomprensible gratuidad concedida al gobierno cubano. Desde que se reiniciaran las relaciones en diciembre de 2014, ha aumentado la represión a opositores y periodistas independientes; el desabastecimiento se ha agudizado; el acceso a la información continúa restringido; la censura emerge a la vuelta de cualquier reclamo y la economía cubana está absolutamente militarizada.

Ha sido tan desmedida la complacencia de Obama ante las exigencias de Raúl Castro que, tras esta última noticia, para muchos cubanos parece una bendición la derrota de Hillary Clinton. Estos opinan que la soft politics del Partido Demócrata nunca tuvo entre sus propósitos el mejoramiento de la vida del pueblo cubano, que cada vez tiene menos. Ahora sí puede afirmarse que “el cuartico está peor”

Fuente: cubanet.org

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario