Cuba 05 julio 2016

Cuba enfrentará semestre difícil y recorta uso de energía

LA HABANA (AP) — Cuba enfrentará un segundo semestre de dificultades económicas por lo que las autoridades han comenzado a tomar medidas como recortes en la entrega de combustible y ahorro forzoso de energía, una situación que preocupa a muchos isleños.

"El panorama está apretado. Serán meses muy complicados", dijo a The Associated Press Yamila Rombaut, empleada del Ministerio de Turismo. Agregó que en su dependencia la entrega de combustible se redujo un 50%. "Si un vehículo recibía 100 litros (de gasolina) ahora se le da 50".

El propio vicepresidente a cargo de la economía, Marino Murillo, reconoció ante los diputados el viernes que el estado de las finanzas era tenso y se procedería a racionalizar el combustible y la energía.

Según un reporte del martes del periódico oficial Granma, Murillo explicó que el país tiene problemas de liquidez debido a la caída en el precio del níquel, el incumplimiento en los pronósticos de producción de azúcar y otros ingresos no especificados.

"Las disposiciones para enfrentar la actual situación evitarán los apagones a la población y las afectaciones a los servicios básicos", prometió Murillo.

Una directiva del Centro de Estudios Martianos, dependiente del Ministerio de Cultura, aseguró que en ese lugar se redujo también la jornada laboral hasta el mediodía y se ordenó apagar los aires acondicionados media hora antes del fin de las tareas. La medida entró en vigor el 1 de julio y se extenderá hasta fines de agosto, los dos meses más cálidos.

"Se explicó a los trabajadores la decisión en una asamblea", indicó la directiva que no pudo ofrecer su nombre por no estar autorizada para hablar con periodistas. "Cada organismo está tomando las medidas que crea conveniente para lograr un ahorro de energía y combustible", añadió.

En tanto, llamadas telefónicas a varios ministerios realizadas por AP mostraron que el recorte horario no es generalizado pero casi todos los empleados estatales -el grueso de la fuerza laboral en Cuba- esperan de un momento a otro recibir esa indicación.

Los apagones son un fantasma para los cubanos que durante una profunda crisis económica en los años noventa, luego de la caída de la Unión Soviética, sufrieron cortes de luz de hasta 12 horas en un país donde el calor inclemente del verano se hace sentir y la electricidad es indispensable para la conservación de los alimentos.

A pesar de los buenos deseos de Murillo en la noche del lunes y madrugada del martes se produjeron interrupciones de energía en una extensa área en la populosa zona de 10 de octubre en La Habana.

"Fueron dos apagones, de una hora de promedio, en medio de estos calores insoportables", se quejó Carmen Gómez, una residente de 75 años. Según la mujer no se trató de un corte por averías pues cuando los vecinos llamaron a los centros de información no se les informó la causa, como sucede cuando se trata de roturas de equipos.

Paralelamente en los bancos y casas de cambio además de la restricción de combustible se dispuso que los aires acondicionados trabajen tres de las ocho horas diarias y en algunos centros de trabajo se suspendieron los autobuses para los trabajadores y se reubicó a los choferes.

Pese a la alarma y los rumores entre la población, alimentados por falta de información en los medios oficiales salvo por los comentarios generales de Murillo, los expertos aseguraron que la isla está lejos de volver a un "periodo especial" como se denominó a la crisis de los noventa, en la que además recrudecieron las sanciones de Estados Unidos para presionar un cambio de sistema político en la isla.

Aunque Washington y La Habana comenzaron un deshielo en 2014 y algunas prohibiciones se flexibilizaron el embargo como tal no fue levantado, por lo que la economía de la isla sigue económicamente presionada.

Actualmente Cuba consigue poco menos de 100.000 barriles de petróleo diarios que compra mediante créditos blandos a Venezuela, el equivalente a la mitad de las necesidades de combustible para mover su economía.

El país sudamericano, el principal socio comercial de La Habana, sufre una fuerte crisis derivada de la caída de los precios del crudo que ha generado incertidumbre sobre el futuro de la nación caribeña.

"No tenemos ninguna indicación de que las entregas de crudo a Cuba procedentes de Venezuela se cortaron", explicó a AP Jorge Piñón, profesor de la Universidad de Texas, quien aseguró que el miércoles llegarán dos tanqueros a la isla.

Sin embargo, Piñón destacó que en los últimos cinco años se incrementó en un 30% el consumo de luz en el sector estatal cubano por lo que el "sistema de generación de energía eléctrica está siendo probado en su máximo de capacidad".

Para Piñón las medidas preventivas podrían estar vinculadas con el aumento del sector no estatal con la incorporación de casi medio millón de personas al trabajo independiente, la apertura de cientos de pequeños restaurantes y cafeterías y un incremento sostenido del turismo. Aunque sostuvo que el gobierno podría también estar preparando una reserva para la temporada de ciclones.

--------

El corresponsal de The Associated Press en La Habana, Peter Orsi, contribuyó con este reporte.

--------

Andrea Rodríguez está en: http://www.twitter.com/ARrodriguezAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario