redes sociales 14 noviembre 2016

Cuál es la mejor motivación para hacer ejercicio físico

Una investigación estadounidense sugirió que entrenar en grupos competitivos es más beneficio que hacerlo solo y junto a un entrenador personal. Cómo pueden influir -favorablemente- las redes sociales

La revista Preventive Medicine Reports publicó un estudio de la Universidad de Pensilvania que resultó sorprendente. El objetivo del mismo se centró en encontrar la motivación ideal para potenciar el ejercicio físico y alcanzar grandes niveles de entrenamiento, mejorando la salud y la capacidad física.

La universidad estadounidense reunió a casi 800 estudiantes graduados y profesionales, a los que sometieron durante 11 semanas a un programa de ejercicio intenso, en donde tuvieron que correr, hacer yoga, pilates y clases de levantamiento de pesas. Cada ser humano fue asignado a trabajar solo o en equipo, en donde la búsqueda de esta dinámica se posicionó en conocer si una persona rinde mejor con apoyo social o mediante la competencia.

El resultado fue llamativo. En el grupo de equipos competitivos, los individuos tenía una red social de cinco amigos de salud al azar cuyo progreso de ejercicio podían rastrear. Pero no podían interactuar de otra forma. En otro, sí podían dialogar, concurrir a las clases juntos y alentar a los demás a hacer ejercicio. En los grupos individuales -en cambio- las personas trabajaron solas sin una red social ni acceso a información acerca de cómo estaban haciendo en comparación con otros.

La cantidad de entrenamientos no se vio afectada por el factor de la soledad o del acompañamiento. Pero sí el ambiente competitivo alentó a la gente a trabajar mucho más, ya sea viendo los resultados de otros por redes sociales o compartiendo el ambiente de trabajo. Y la sorpresa surgió al notar que aquellos seres humanos que recibían apoyo externo pero entrenaban solos, se ejercitaban mucho menos en comparación con aquellos que lo hacían en grupos competitivos.

"Eso es bastante interesante, porque significa que poner a la gente en la condición de apoyo social era peor que no darles nada", dijo el autor principal del estudio, Damon Centola, profesor de la Universidad de Pensilvania, quien aseguró "no esperar eso", aunque estos efectos sean independientes del sexo o de la personalidad de cada persona.

"La dinámica de grupo tiene mucho poder sobre el comportamiento del ejercicio, y eso se debe a que una atmósfera competitiva hace que la gente se enfoque y concentre", dijo Centola. Sucede que en un grupo competitivo los ojos se posan sobre aquellos participantes más activos y el objetivo a "vencer" se distingue con mayor claridad.

"A medida que las personas fueron influenciadas por sus compañeros a ejercitar más, se creó un quiebre social en donde todos aumentaron los niveles de actividad de todos los demás", explicó el profesor.

"Lo que sí llamó la atención es que, en los grupos competitivos, las personas que estaban participando menos realmente reducirían los niveles de energía y darían a los demás una razón o excusa para participar también menos", aseguró Centola.

Para Centola, además de hacer hincapié en que entrenar en grupo es fundamental, también es clave poner el ojo sobre los resultados exitosos que ofrecen las redes sociales. El profesor sugirió "reunir a personas con antecedentes e intereses similares", y luego crear un grupo en línea en donde la gente pueda rastrear los registros de ejercicio de otro.

Fuente: infobae.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario