Estados Unidos 25 noviembre 2016

Cuál es la hora ideal para reducir calorías

Un grupo de especialistas elaboró un estudio para terminar con una de las eternas dudas del fitness. La investigación reveló el momento apropiado para perder mayor cantidad de peso mientras se realiza actividad física

El espacio para entrenar durante el día no siempre es el preferido sino que está condicionado, en la mayoría de los casos, por la falta de tiempo. Hasta el momento, la ciencia no había demostrado qué horario es el más eficiente. Sin embargo, un reciente estudio reveló la incógnita para conocer el lapso del día en el que la actividad física genera mayores beneficios, al menos a nivel metabólico.

Algunos entrenan a la mañana temprano, antes de ir a trabajar, en ayunas o después de la primera comida del día. Otros eligen el mediodía, con el almuerzo como punto de referencia horaria. También están los que se ejercitan por la tarde, durante el ocaso, tras la jornada laboral. Por último, están los menos, que prefieren la tranquilidad de la noche.

Con la base de estas variantes de entrenamientos, un grupo de científicos realizó la investigación, cuya conclusión resultó benévola para con quienes madrugan: la mejor hora para quemar grasas es a primera hora de la mañana y en ayunas. Es el momento exacto en el que el cuerpo y la mente estén más despiertos, más activos, cuando la musculatura corporal está en su nivel más óptimo para trabajar. Cada músculo tiene su propio reloj biológico que no necesariamente combina con el del resto del cuerpo.

El estudio, publicado en la revista Cell Metabolism, fue realizado por la Universidad de Northwestern, de Estados Unidos. Tomaron como objeto de investigación a un grupo de ratones nocturnos, a los que, tras someterlos a un entrenamiento, descubrieron que las células de sus músculos quemaron mejor las grasas y los azúcares si se ejercitaban en las primeras horas de su actividad. La hora ideal, dependiendo de diversos factores como el lugar de residencia o la estación climática, es a las siete de la mañana.

En condiciones normales, a las células les basta el oxígeno con el que cuentan para trabajar, pero ante situaciones menos favorables y con un ejercicio continuado y vigoroso, la presencia de oxígeno disminuye. Por ende, el cuerpo hace uso de dichas reservas de azúcares o grasas y quema esa energía. El amanecer es el tiempo sugerido, ya que en otro momento del día correr o concurrir al gimnasio ayudará a suprimir lo último consumido.

"Al manipular genéticamente el reloj, nos dimos cuenta que había profundas alteraciones en el músculo. El oxígeno y el reloj interno están realizando un baile juntos dentro de las células musculares para producir energía, y la hora del día determina qué tan bien está sincronizada esta danza. La capacidad de una célula para realizar sus funciones más importantes variará de acuerdo con la hora del día", dijo el endocrinólogo Joseph Bass, uno de los autores del estudio.

"No estamos diciendo a los deportistas a qué hora del día se deben ejercitar, pero en el futuro podremos aprovechar esto para optimizar el trabajo de nuestros músculos y hasta ayudar a los tratamientos de desórdenes metabólicos", indicó el especialista.

Fuente: infobae.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario