Deportes 05 marzo 2016

Cristiano sube el nivel del Madrid con cuatro goles

BARCELONA, España (AP) — Si era cuestión de nivel, Cristiano Ronaldo demostró el suyo el sábado con cuatro tantos que espolearon la goleada del Real Madrid 7-1 sobre el Celta de Vigo, por la 28va fecha de la liga española.

La victoria significó tres puntos que permiten al cuadro "merengue" colocarse con 60 en el campeonato, lejos de los 69 que acumula el líder Barcelona, pero a tiro de los 61 del escolta Atlético de Madrid, rival de los blancos por la segunda plaza.

Los rojiblancos visitan al Valencia el domingo, mismo día que el Barsa juega en Eibar.

La disputa del título queda lejos para el tercer clasificado Madrid, pues apenas le quedan 10 partidos por jugar en el campeonato. Pero el segundo triunfo consecutivo le permite afrontar con cierta tranquilidad el choque de vuelta de octavos de final de la Champions contra la Roma el martes, luego del 2-0 favorable de la ida.

"Es la prioridad", reconoció el mediocampista Casemiro sobre el torneo europeo.

El último partido en casa del equipo blanco hace justo una semana se saldó con una dolorosa derrota por 1-0 ante el vecino Atlético y desató una tormenta mediática después de que Cristiano menospreciara a sus compañeros con una frase lapidaria. "Si todos estuvieran a mi nivel, igual íbamos primeros", espetó.

Siete días después sobre el mismo escenario, el astro portugués puso el listón un poco más alto con cuatro tantos que sirvieron para arrollar al Celta, situarle como máximo cañonero del torneo con 27 dianas, y dejarle con 252 en la historia de la liga, superando la marca de 251 de Telmo Zarra y dejándole segundo en el global, por detrás de las 305 del argentino del Barsa, Lionel Messi.

"Nadie puede dudar de Cristiano. Hoy marcó cuatro goles y hay que darle la enhorabuena. No hubo bronca y no escuché pitos", consideró Lucas Vázquez, uno de los señalados por Cristiano.

Tras percibir cierto murmullo desde la grada, Cristiano anotó a los 50, 58, 64 y 76 minutos, después de que Pepe (41) abriera el marcador, que cerraron Jesé Rodríguez (77) y Gareth Bale (81) saliendo desde la banca.

"La gente pita a todos, es un público exigente que quiere más de los jugadores. Cristiano está en el Madrid, es fuerte, es bueno y capaz de marcar cuatro goles en 40 minutos. Yo nunca pude hacerlo", comentó el técnico madridista, Zinedine Zidane.

Iago Aspas (62) anotó el único gol para el equipo que dirige el argentino Eduardo Berizzo, que clasifica sexto con 42 unidades.

La noticias mejoraron para el Madrid horas después, con la derrota del cuarto clasificado Villarreal, que vio truncada su racha de 14 fechas invicto al caer de local, 1-0 con Las Palmas, y no logró engordar su total de 53 puntos.

Los isleños marcaron por vía de David García (30) y acumulan tres victorias seguidas.

El quinto Sevilla sigue huérfano de victorias a domicilio, pues no rentabilizó el gol del argentino Ever Banega (79) e igualó 1-1 con Getafe, que rescató un punto gracias al uruguayo Emiliano Velázquez (86).

El mexicano Guillermo Ochoa finalmente debutó en la liga con el Málaga sustituyendo al lesionado Carlos Kameni, pero permitió goles del costarricense Celso Borges (43), el argentino Fede Cartabia (69) y Lucas Pérez (80) y su equipo igualó, 3-3 con el Deportivo La Coruña. Los tantos visitantes fueron de Charles (29), Ignacio Camacho (63) y Alejandro Arribas (89) en contra.

Pese a los méritos del Celta, el Madrid cobró ventaja en testarazo de Pepe tras tiro de esquina, escorado junto al poste.

Los "merengues" mejoraron en la segunda mitad y Cristiano abrió las puertas de la goleada con un cañonazo desde 25 metros, que tomó efecto descendente y superó el vuelo de Rubén Blanco.

El portugués celebró posando su mano derecha contra el oído y pidiendo calma a la afición, y volvió a cantar diana desde fuera del área, aunque de tiro libre directo, efectuando un golpeo con rosca, perfecto al rincón derecho del arquero celtiña.

Blanco vio como el goleador madridista volvió a probar desde un poco más lejos, pero en la segunda ocasión acertó a repeler a la madera, y el Celta logro el recorte gracias a un pelotazo que la defensa madridista midió mal y Aspas convirtió en exquisitez, picando un globo por encima del costarricense Keylor Navas.

Lejos de espolear al equipo de Berizzo, el tanto pareció impulsar otro golpe de riñón del Madrid y concretamente Cristiano, voraz rematador de un centro de Isco Alarcón para el cuarto.

El goleador exhibió todo su repertorio subiendo el quinto de cabeza tras tiro de esquina de Jesé, quien firmó el sexto en jugada individual y vio como Bale, reaparecido tras mes y medio de lesión, se sumaba a la fiesta con el séptimo, de remate cruzado al interior del poste.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario