Deportes 29 diciembre 2016

Cowboys, de los pocos equipos que superaron una lesión clave

FRISCO, Texas, EE.UU. (AP) — La misión de Dak Prescott era buscar al menos algún triunfo, luego que los Cowboys de Dallas volvieron a perder a Tony Romo, su quarterback titular durante 10 campañas, por una lesión de espalda durante la pretemporada.

Un año atrás, cuando Romo quedó marginado por otra lesión, Dallas tuvo una foja de 1-11 sin su astro.

Prescott resultó tan eficiente que Romo jamás recuperó su empleo.

Los Cowboys ganaron 11 partidos en fila y amarraron el primer puesto de la Conferencia Nacional gracias a dos novatos, Prescott y el corredor Ezekiel Elliott, junto con una de las mejores líneas ofensivas de la NFL.

Así, Dallas encabeza una muy breve lista de equipos que han brillado o al menos sobrevivido luego de perder a una estrella por lesión en 2016.

"Ésta es una de las mejores temporadas que uno haya visto por parte de un quarterback novato, probablemente en toda la historia de la NFL", consideró el tight end de Dallas, Jason Witten, quien está su en 14to año. "Es difícil refutar ese argumento, y él tiene buena parte del mérito, por su capacidad para entrar, entender la situación que enfrentaba, aceptar el desafío y jugar realmente bien".

El exquarterback de Mississippi State fue reclutado en la cuarta ronda del draft, con la idea de que sería el tercer mariscal de campo, detrás de Romo y de Kellen Moore. Con algo de suerte, razonaban los Cowboys, podría ser titular a mediano plazo.

Todo se adelantó luego de que Moore sufrió una fractura de tobillo en el campamento de pretemporada. Después, Romo se rompió un hueso de la espalda en el tercer duelo de pretemporada, ante Seattle.

Prescott respondió rompiendo todos récords de un quarterback novato en Dallas, algunos por un amplio margen.

Acumula 13 victorias, con lo que ha igualado el récord del astro de Pittsburgh, Ben Roethlisberger, el novato con más triunfos en temporada regular en la historia.

Y a Prescott le resta el último duelo de la temporada, en Filadelfia.

La marca previa del club era de tres triunfos de Quincy Carter en 2001.

En la secundaria y la universidad, Prescott reemplazó a un titular lesionado y se quedó con el puesto.

"Aquí está, en la NFL, y está ocupando el lugar de uno de los más grandes de los Cowboys en todos los tiempos, que había sufrido una desafortunada lesión en el comienzo de la temporada. Y ha salido a ganar", resaltó el coordinador ofensivo Scott Linehan. "Pienso que él simplemente entendió lo que debía hacer".

Nueva Inglaterra había avanzado ya un buen tramo hacia su clasificación a comienzos de diciembre, cuando su tight end Rob Gronkowski se sometió a una cirugía de espalda que puso fin a su temporada. Pero los Patriots siguieron ganando.

Tienen un récord de 4-0 en su ausencia, y controlan la lucha por el primer puesto en la Conferencia Americana, de cara a su último compromiso en Miami.

Tom Brady perdió también a un receptor fiable, Danny Amendola, lastimado de un tobillo el 4 de diciembre. Pero los Pats siguen funcionando con Martellus Bennett, ex tight end de Dallas que ocupó el puesto de Gronkowski, y con los dos suplentes en el puesto de receptor, el veterano Chris Hogan y el novato Malcolm Mitchell.

A continuación, otras lesiones de jugadores clave y sus efectos sobre cada equipo.

GANAR SIN WATT: Los Texans de Houston perdieron a JJ Watt, tres veces nombrado el jugador defensivo del año, por una lesión de espalda después de sólo tres partidos. Pero colocaron como defensive end al linebacker exterior Jadeveon Clowney, y avanzaron a los playoffs por segunda temporada consecutiva.

Clowney ha destacado con seis capturas, la mayor cifra de su vida. Dieciséis de sus derribos han derivado en que los rivales pierdan el balón.

GOLPE DOBLE: Minnesota llegó a colocarse en un récord de 5-0 pese a perder al quarterback Teddy Bridgewater por una lesión grave en la rodilla izquierda durante la pretemporada. En la segunda semana, los Vikings se quedaron también sin el corredor Adrian Peterson, lastimado de la rodilla derecha.

Pero no fue posible que el equipo mantuviera el paso, pese a que Sam Bradford llegó en canje y cumplió como sustituto de Bridgewater. Los Vikings llegan eliminados a la última semana.

UNA CLÍNICA CON 20 PACIENTES: San Diego tiene a 20 jugadores en la reserva de lesionados, y está por concluir su segunda campaña consecutiva como colista del Oeste de la Conferencia Americana, en buena medida porque los suplentes no pudieron con el reto.

El receptor Keenan Allen se lastimó en el partido inaugural, el corredor Danny Woodhead quedó fuera en el segundo encuentro, y el cornerback Jason Verrett, elegido al Pro Bowl el año pasado, jugó sólo cuatro partidos.

LA GRAN DECEPCIÓN: Carolina, que había disputado el Super Bowl en febrero, tuvo un pésimo inicio. Las esperanzas de un repunte se esfumaron el 17 de noviembre, cuando el linebacker Luke Kuechly sufrió una conmoción cerebral en un triunfo sobre Nueva Orleáns. Sin él, los Panthers tuvieron una foja de 2-3. Se le descartó para el último partido de la campaña, ante Tampa Bay, pues Carolina no tiene ya nada que ganar o perder.

___

Schuyler Dixon está en Twitter como https://twitter.com/apschuyler

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario