Mundo 24 marzo 2016

Corrección a despacho: AMC-GEN HONDURAS-LIDER INDIGENA

TEGUCIGALPA, Honduras (AP) — En un despacho sobre la muerte de la líder del movimiento indígena hondureño, Bertha Cáceres, la AP informó erróneamente que el Banco Mundial financió un polémico proyecto hidroeléctrico. Lo correcto es decir que la lucha de Bertha Cáceres impidió que el constructor más grande de represas del mundo, la compañía estatal Sinohydro de China, construyera el proyecto hidroeléctrico y que la Corporación Financiera Internacional, institución del Banco Mundial, que consideró invertir en la obra, también abandonara la iniciativa.

A continuación la versión corregida del despacho:

Una de las principales líderes indígenas en Centroamérica y luchadora por sus derechos sociales y ambientales, Berta Cáceres, fue asesinada a tiros el jueves en su natal Honduras, un crimen que ha causado indignación en distintas partes del hemisferio.

Cáceres, indígena lenca de 40 años y galardonada en 2015 con el reconocido premio Goldman por su defensa del medio ambiente, fue asesinada en su casa al oeste de Tegucigalpa, informaron autoridades y la organización que coordinaba, el Consejo Indígena de Organizaciones Populares de Honduras.

Madre de cuatro hijos, Cáceres había denunciado varias veces que era objeto de amenazas de muerte por parte de la policía, el ejército y grupos de terratenientes.

El ministro de Seguridad, Julián Pacheco, indicó que más de dos asesinos entraron en la madrugada a la casa de la activista y la mataron. Refirió que los individuos rompieron la puerta de la vivienda, ingresaron y le dispararon, en un hecho en el que resultó herido de bala el mexicano Gustavo Castro, quien está fuera de peligro. Castro es fundador y director de las organizaciones civiles Otros Mundos de Chiapas y Amigos de la Tierra México.

La fiscalía reportó que el cuerpo de la líder indígena lenca presentaba cuatro impactos de bala.

Según Pacheco, "inicialmente le asignamos policías para protegerla, pero ella nos pidió que fuese retirado ese servicio porque le molestaba". Dijo que un sospechoso vinculado al crimen permanece en poder de la policía.

El gobierno de Honduras designó a más de 12 expertos para investigar la muerte de Cáceres.

El crimen ha causado indignación en distintas partes del hemisferio y organismos internacionales afirmaron que la muerte de Cáceres tendrá un efecto devastador entre activistas y defensores de los derechos humanos.

El portavoz del Ministerio Público, Yuri Mora, dijo a The Associated Press que el grupo designado por el gobierno "tiene la misión de identificar las causas de este vil crimen".

El presidente Juan Orlando Hernández aseguró en un mensaje a la nación que "todos los cuerpos de seguridad del Estado tienen la orden de dar con los autores del crimen y capturarlos".

Informó que "Estados Unidos ayuda en el caso" e invitó a otros países "a sumarse a esta noble causa".

Por la noche, decenas de jóvenes incendiaron un restaurante Burger King en Tegucigalpa en protesta por la muerte de Cáceres.

Más de seis presuntos estudiantes ingresaron al negocio en el bulevar Suyapa frente a la Universidad Nacional Autónoma, rociaron el local con gasolina y arrojaron a su interior bombas incendiarias, informó la policía en un comunicado.

"Las llamas se desataron de inmediato y destruyeron parcialmente el negocio", indicó la policía. Los bomberos sofocaron el fuego con ayuda de los empleados del restaurante.

Los agentes desalojaron a los enardecidos manifestantes con gases lacrimógenos, pero se desató una batalla campal en la calle en la que éstos les arrojaron palos y piedras a los uniformados. Las acciones vandálicas se extendieron por cuatro horas en la zona.

La Universidad Nacional suspendió las clases por 48 horas.

Amnistía Internacional señaló que el asesinato muestra "una aterradora imagen de los peligros" que enfrentan los defensores de los derechos humanos y exigió a las autoridades dar con los responsables.

"La muerte de Berta tendrá un impacto devastador en multitud de activistas y organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, que han trabajado con ella para garantizar la protección de los derechos de algunos de los pueblos más vulnerables de América", señaló.

La relatora especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, dijo que su muerte posiblemente está vinculada a su trabajo para defender los derechos de los indígenas lenca.

Afuera de la morgue decenas de indígenas dibujaron un paisaje con flores y aserrín en la mitad de la calle para representar el río que Cáceres defendió en vida. El cuerpo será sepultado el domingo en La Esperanza, dijeron familiares.

La ministra de Derechos Humanos Karla Cueva dijo a periodistas que "el Estado ha puesto en marcha una intensa investigación para identificar, enjuiciar y castigar a los asesinos de Cáceres" y aseveró que "este crimen no puede quedar sin castigo".

La embajada estadounidense en Tegucigalpa pidió al gobierno en un comunicado "una pronta y exhaustiva investigación de este crimen y que se aplique todo el peso de la ley a los que resulten responsables".

Con su lucha impidió que el constructor más grande de represas del mundo, la compañía estatal Sinohydro de China, retirara su participación en el proyecto hidroeléctrico. La Corporación Financiera Internacional, institución del Banco Mundial que consideró invertir en la obra, también abandonó la iniciativa.

La represa se construiría sobre el río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas y vital para la supervivencia de esos pueblos.

Los lencas, con más de 400.000 miembros diseminados en Honduras y El Salvador, se consideran custodios de la naturaleza, la tierra y sobre todo de los ríos. Según la tradición lenca en los ríos residen los espíritus de sus mujeres, que son sus principales guardianas.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario