Associated Press 09 noviembre 2016

Conmoción, alegría y temor entre los votantes de EEUU

En la región carbonífera de Virginia, mientras llegaban los resultados de las elecciones, Jimmy McDonald le mandó un mensaje de texto a su jefe, diciéndole que se tomaría libre el miércoles. Había que celebrar.

"Día histórico", le respondió su jefe. "Todavía quedan algunas cosas buenas en Estados Unidos", comentó a su vez McDonald.

Al caer la medianoche, McDonald dijo que no podía creer lo que estaba pasando.

"El pueblo se pronunció", afirmó alborozado. "La gente dijo 'basta ya'''.

En una contienda presidencial que dividió a la nación, la elección de Donald Trump como presidente no hizo sino polarizar más las cosas. Los resultados eran recibidos con algarabía por unos, desesperación por otros. Y sorpresa en ambos bandos.

McDonald estaba alborozado. Es vicepresidente de la división de cobros a morosos de un banco en Tazewell, Virginia, donde se pasa el día trabajando con vecinos que están perdiendo sus autos, sus casas y sus negocios en medio del colapso de la industria carbonífera. A Trump lo ven como el salvador por estos pagos y McDonald piensa que va a traerle prosperidad a los sectores humildes.

"Va a traer de vuelta los empleos. Va a hacer que el país recupere la fe", sostuvo.

En el otro extremo, el demócrata Terry Zee Lee tenía una visión muy diferente.

"Temo por el país", expresó este hombre de 68 años que estaba seguro de que Hillary Clinton sería elegida presidenta. "No me imagino que, con lo bien que está el país, con todas las mejoras y los progresos que hemos tenidos en cuanto a la igualdad de oportunidades y a la justicia social... me enferma pensar que mis compatriotas sean tan intolerantes y misóginos".

Fue una elección muy reñida decidida a último momento, en la que victorias en Ohio, Florida, North Carolina y Pennsylvania, además de los tradicionales bastiones republicanos, le dieron al magnate los votos necesarios para llegar a la Casa Blanc.

Lo peleado del conteo de votos prolongó una contienda muy enconada.

En Hagerstown, Maryland, Sebiina Odin, una mujer de origen africano que apoyó a Clinton, se preguntaba qué posibilidades hay de que el país se una tras una campaña tan hostil. Comentó en tono de broma que su hijo le había preguntado si no quería irse a Canadá por cuatro años.

Ella respondió negativamente.

"Voy a levantarme y a ir a trabajar" el miércoles, expresó el martes por la noche. "Voy a hacer de cuenta de que él (Trump) ya está en la Casa Blanca, con la esperanza de que dentro de cuatro años la recuperaremos".

Mientras los demócratas le buscaban una explicación a la debacle, los republicanos decían que su condición de "outsider" al que no se le daban posibilidades fue parte de lo que hizo que Trump resultase un candidato atractivo.

Josetta Smith, de 38 años, de Tazewell, Virginia, que nunca se había anotado para votar hasta ahora, estaba tan entusiasmada con Trump que cuando renovó la placa de su auto, le puso "GO-TRMP" (Vamos Trump).

"No es un político. Pero eso es buenísimo porque dice lo que piensa", expresó Smith, quien está desempleada. "Está decidido a hacer las cosas a su manera, lo que es bueno y malo al mismo tiempo. Cualquier cosa que se proponga hacer, la va a hacer".

John Fusaro, residente de Dallas de 50 años que trabaja para el Departamento de Seguridad Nacional, opina que el éxito de Trump refleja el malestar de la gente con el "establishment".

"Creo que la gente está cansada de estos personajes de Washington que piensan que trabajamos para ellos, cuando en realidad ellos trabajan para nosotros", manifestó.

Fusaro se quedó levantado hasta tarde, esperando los resultados, asombrado con lo que estaba pasando.

"Cuando empezó todo esto, no creí que Trump llegaría tan lejos, estoy conmocionado. Y también muy aliviado. No tuvo el apoyo del establishment republicano, o tal vez uno muy tenue. Tuvo mucha prensa negativa. Y a pesar de todo, le fue bien. Eso prueba su capacidad y su fuerza de voluntad".

Fusaro, no obstante, no se hace ilusiones sobre las perspectivas de curar las heridas del país.

Dice que Trump debe tratar de unificar a los estadounidenses.

"Tiene que dejarles saber que no es el monstruo que se dice que es, que va a trabajar para todos", declaró. "Ojalá empiecen a confiar en él cuando asuma".

___

Claire Galofaro, desde Tazewell, Virginia; Matt Sedensky en Atlanta, Peter Banda en Denver y Pauline Arrillaga en Phoenix colaboraron en este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario