Deportes 26 febrero 2016

Conmebol e Infantino, un abrazo que dice mucho

ZURICH, Suiza (AP) — Nada más pronunciar su discurso de aceptación como nuevo presidente de la FIFA ante los 209 delegados de su congreso extraordinario, Gianni Infantino se giró emocionado y se topó con el aplauso de uno de sus más firmes y valiosos aliados: el presidente de la Conmebol Alejandro Domínguez.

Saltándose cualquier protocolo, el ganador suizo no reprimió su primer instinto y se fundió en un efusivo abrazo con el máximo mandatario de la confederación sudamericana, que devolvió el gesto con cariñosas palmadas a ojos del mundo entero.

Así quedó inmortalizado el triunfo de Infantino el viernes, y escenificada la más reciente alianza entre dos regiones, la europea y sudamericana, históricamente con peso significativo en la toma de decisiones del fútbol mundial.

La Conmebol, que desde enero había respaldado en bloque la candidatura de Infantino, vio así premiada la fe depositada en el candidato suizo, sorpresivo ganador en segunda ronda de las elecciones sobre el teórico favorito, el Jeque Salman de Bahrein.

Es por ello que se reveló especialmente cálido el abrazo entre el nuevo presidente y Domínguez, quien a su vez cumplió exactamente un mes en su cargo tras tomar las riendas de una Conmebol cuyos tres últimos presidentes fueron imputados por corrupción y que, en gran medida obligada por los arrestos de muchos de sus dirigentes, hizo una limpieza casi total de su plana mayor.

"Estamos muy contentos porque la elección era pareja y se había puesto en tela de juicio la postura de Conmebol", declaró el presidente de la federación uruguaya, Wilmer Valdez, cuya delegación festejó el resultado de la votación como si hubiesen protagonizado otro Maracanazo. "Es una buena etapa la que se viene. Para Sudamérica es importante, porque el discurso de Infantino lo resaltó muy significativamente".

Pero, tras las palabras, los aplausos y los abrazos, se acerca el momento de las acciones, precedidos de interrogantes.

¿Y ahora qué?

"Ahora viene una etapa de trabajar muy duro todos juntos para salir de un momento de crisis", dijo Valdez. "Surge una gran oportunidad para revertir la situación. Gianni es latino por su parte italiana. Tenemos una forma de ver el fútbol muy parecida y charlaremos con él para ver los aportes que se puede hacer a Sudamérica".

Salman contaba a priori con la confianza de las confederaciones de Asia y África, que acumulan cerca de un centenar de votos entre ambas, mientras que Conmebol se decantó unánimemente por la propuesta europea de Infantino, y CONCACAF mantuvo libertad de voto para sus 35 delegaciones afiliadas.

Los 10 afiliados con que cuenta la Conmebol en la FIFA son el menor número de entre las seis confederaciones, pero se trata del organismo más antiguo, fundado en 1916, y cuenta entre sus miembros a Brasil, Argentina y Uruguay, que se reparten nueve de los 20 Mundiales celebrados.

"Conmebol se cree en posición de aportar mucho más a la FIFA de lo que hoy está aportando", había avanzado el jueves Domínguez, cuando se reafirmó públicamente en el sí unitario a Infantino. "Si no se dan los votos en primera ronda, también votaremos a Infantino en la segunda", aseguró.

Existía, pese a las declaraciones públicas, cierto escepticismo respecto a la confederación sudamericana, que no logró presentarse unida a las anteriores elecciones de mayo, cuando Uruguay rompió con el bloque y apostó al Príncipe Alí en lugar del eventual ganador, Joseph Blatter.

Aquel congreso fue sacudido por el arresto de siete dirigentes latinoamericanos acusados de corrupción, entre ellos el uruguayo Eugenio Figueredo, ex presidente de Conmebol y entonces vicepresidente de la FIFA.

Blatter acabó renunciando a los pocos días por la presión internacional, abriendo la puerta a los actuales comicios, tras 17 años de mandato.

Funcionarios de la FIFA, delegados y observadores dijeron el jueves a The Associated Press que las encuestas entre votantes y confederaciones indicaban que Salman era el candidato que reunía el mayor apoyo, y podría lograr incluso la mayoría en la primera votación. Los dirigentes hablaron con la AP a condición de permanecer en el anonimato, y así no contrariar a los participantes de una votación secreta.

La campaña de Infantino se basó en promesas de mayor financiación a las federaciones, ampliación de los cupos mundialistas, y posibilidad de organizar mundiales con sede multi-regional. La posibilidad de que Sudamérica reciba un boleto adicional a los mundiales —actualmente tiene cuatro más un repechaje— sin duda tentó a los dirigentes de la región.

El suizo hizo gala de su dominio de los idiomas en su alocución previa a la votación, y soltó un guiño a las confederaciones latinoamericanas, hablando parcialmente en español y reiterando su compromiso a financiar programas de desarrollo.

"El mundo tiene que agradecer a Sudamérica lo que le da a la FIFA. La Conmebol es la confederación más pequeña en número, pero en futbol es la más grande", expuso. "Tenemos que seguir trabajando por el futbol sudamericano. CONCACAF tiene federaciones pequeñas y grandes, con diferentes niveles. La FIFA no tiene que frenar, tiene que estar allí".

El presidente de la federación peruana, Edwin Oviedo, subrayó el sentimiento dualidad que evocó la elección de Infantino. "Su triunfo es el nuestro. Es verdad que tenemos más familiaridad con él que con otros, y que está es una gran oportunidad para la Conmebol. Pero lo único que pedimos ahora es poder colaborar y aportar a que la FIFA limpie su nombre".

Valdez secundó el ánimo colaboracionista de la confederación. "Sudamérica planteó una alianza con UEFA. Tenemos puntos en común, pero no lo tomo como una victoria de los grandes países del fútbol. Nosotros defendemos la historia del fútbol y queremos también hacer mucho por el resto de federaciones", dijo.

La Conmebol, que ha visto cómo sus tres últimos presidentes (Figueredo, más los paraguayos Nicolás Leoz y Juan Angel Napout) fueron arrestados o acusados de corrupción, cerró su feliz jornada sin declaraciones de Domínguez, pero con otra imagen reveladora de su estado de ánimo en un tuit: dos emoticones de manos aplaudiendo junto a la fotografía de un abrazo para el recuerdo.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario