Deportes 27 febrero 2016

CONCACAF dio un segundo impulso a Infantino

ZURICH, Suiza (AP) — En unas elecciones a la presidencia de la FIFA que ganó sorpresivamente Gianni Infantino en una segunda vuelta, los 35 votos con que contaron los delegados de la CONCACAF se revelaron de lo más valiosos para el triunfo final del candidato suizo.

El hombre encargado de liderar el gran cambio del máximo organismo del fútbol mundial necesitó el máximo apoyo posible de los 207 votantes totales en la ronda supletoria, y encontró los 115 suficientes como para ganar los comicios, buena parte de ellos procedentes de la confederación de Centro y Norte América y el Caribe.

Infantino tuvo 88 votos en la primera vuelta frente a los 85 del Jeque Salman, de Bahrein, que era considerado el favorito en la previa; mientras que el Príncipe Alí de Jordania recaudó 27 y el francés Jerome Champagne, siete. Pero la segunda votación evidenció el cambio de rumbo y nuevo impulso a Infantino, ya que Alí solo contabilizó cuatro papeletas y Champagne ninguna. La mayoría fueron a parar a la candidatura del suizo.

"Infantino le viene muy bien a la CONCACAF, porque hizo tres visitas a la confederación, prácticamente conoció más de la mitad de los países, y entiende las necesidades y las diferencias: Se tiene que invertir en infraestructura y capacitación para ir cerrando brechas", declaró el presidente de la federación mexicana, Decio De María. "Tiene muchos puntos, uno es darle transparencia y credibilidad a FIFA, el otro es construir un proyecto importante para las 209 federaciones en los próximos años".

El abogado de la CONCACAF, Sam Gandhi, estimó para la AP que la gran mayoría de votantes de la confederación, una treintena, apoyaron a Infantino en la segunda votación, mientras que en la primera calibró que fueron unos 20. La gran mayoría habría apostado por Alí en primera instancia, variando en la segunda tras los buenos resultados de Infantino.

La influencia de la CONCACAF en el nombramiento del nuevo mandamás de la FIFA fue pues, considerable; sobre todo teniendo en cuenta de que el organismo sigue con su propia presidencia vacante, pendiente de celebrar elecciones en mayo para decidir un nuevo líder que maneje su renovación, tras una convulsa etapa marcada por los casos de corrupción.

Infantino también tiene la titánica tarea de capitanear a la FIFA en medio de la tormenta de las investigaciones criminales en Estados Unidos y Suiza, que pusieron en marcha la caída de su antecesor, Joseph Blatter, y los tres últimos presidentes de la Conmebol y la CONCACAF, que acabaron siendo encarcelados o acusados en casos de corrupción.

"Encaramos un momento nuevo que nos brinda la oportunidad de hacer limpieza en la FIFA", dijo Jorge Rajo, presidente de la federación salvadoreña de fútbol. "El fútbol estaba tocado. Esperamos que los nuevos administradores vayan por otro rumbo e Infantino tire adelante con los programas de desarrollo, una mejor formación en las escuelas de fútbol, que necesitamos todos para ofrecer un fútbol más competitivo".

Al contrario de la mayoría de federaciones que forman parte de la CONCACAF, Rajo sí se había manifestado con antelación a favor de Infantino, ya que El Salvador es una de las siete naciones centroamericanas de la UNCAF, que optó por respaldar públicamente al suizo en enero.

Infantino hizo gala de su dominio de los idiomas en su discurso antes de la votación, cuando soltó un guiño a las confederaciones latinoamericanas, hablando parcialmente en español y reiterando su compromiso a financiar esos programas de desarrollo.

"El mundo tiene que agradecer a Sudamérica lo que da la a FIFA. La Conmebol es la confederación más pequeña en número, pero en futbol es la más grande", opinó. "Tenemos que seguir trabajando por el futbol sudamericano. CONCACAF tiene federaciones pequeñas y grandes, con diferentes niveles. La FIFA no tiene que frenar, tiene que estar allí", puntualizó.

Eric Labrador, presidente de la federación de Puerto Rico, valoró muy positivamente la jornada. "Para nosotros fue un gran día. Logramos dos cosas muy importantes: una reformas que van a garantizar que cosas inaceptables que sucedieron no vuelvan a pasar, y probar que tenemos la capacidad de gobernarnos y recuperar la credibilidad perdida".

Sin querer revelar su voto particular, Labrador reconoció que muchos votantes apoyaron a Infantino, alentados por su buen resultado en la primera ronda. "Allí se cambió la dinámica, y la CONCACAF cerró filas", explicó. "Elegimos a Infantino de una manera democrática, sin presiones de ningún tipo. Y cuando dieron el resultado, la reacción del auditorio fue muy emocionante".

Infantino también gozó de la mejor ovación la jornada anterior, cuando visitó el congreso de la CONCACAF, y expuso sus ideas junto al resto de candidatos.

"Infantino nos ha dado mucho, ha hablado repetidamente con nosotros y le conocemos mejor que los demás", comentó el secretario general interino, Ted Howard. "El favorito era el Jeque Salman, pero Infantino remontó. Ha sido una victoria muy satisfactoria. Ahora esperamos que cumpla con sus promesas".

Infantino dijo a lo largo de su campaña que pretendía expandir el Mundial de 32 a 40 equipos y abrir las puertas para que el torneo sea organizado por más de un país al mismo tiempo; aunque su intención de destinar más fondos a las federaciones provocó críticas de Salman, al considerar este que comprometería las finanzas de la FIFA.

"(Infantino) está comprometido con las reformas", dijo tras las elecciones el presidente de la federación de Estados Unidos, Sunil Gulati, a la cadena de televisión FS2.

Como tantos otros en CONCACAF, el organismo estadounidense votó por el príncipe Alí en primera ronda, y luego favoreció a Infantino en la segunda. "El (Infantino) sabía que estaríamos con él a la hora de la verdad", indicó Gulati.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario