Deportes 09 abril 2016

Con tropiezos, pero Spieth sigue liderando el Masters

AUGUSTA, Georgia, EE.UU. (AP) — Jordan Spieth parecía marchar tranquilo el sábado hacia la conquista de otro título del Masters, cuando de pronto se complicó la existencia. De todos modos, logró terminar la ronda en la punta, por séptima ocasión consecutiva.

Y ahora, está a sólo una jornada de convertirse apenas en el cuarto jugador en 80 años que logra dos cetros consecutivos en el Augusta National.

Spieth tenía una ventaja de cuatro golpes cuando se disponía a realizar su tiro de salida hacia el hoyo 17. El viento, que causó tantos problemas en la ronda anterior, había amainado. El norirlandés Rory McIlroy estaba fuera de la pelea.

Pero todo cambió con dos malos tiros de salida, dos golpes erráticos con el wedge y tres disparos a las trampas. Con ello, la competición quedó abierta.

"El final fue difícil. Pasé de tener una delantera de cuatro golpes... a una situación en que de pronto el torneo está para cualquiera", lamentó Spieth. "Fue difícil digerir eso. Estoy en la punta después de 54 hoyos. Si al comienzo de la semana me hubieran dicho que eso ocurriría, habría estado muy satisfecho. Así que tengo sentimientos encontrados".

Un bogey y un doble bogey dieron a Spieth una tarjeta de 73 golpes, uno arriba de par. Tiene una ventaja de un impacto respecto de Smylie Kaufman, quien disputa su primer Masters.

Las fallas del texano dieron muchas esperanzas a varios adversarios, incluido Bernhard Langer, de 58 años, y el japonés Hideki Matsuyama. Ambos se ubican un par de golpes detrás.

Y a tres se encuentran Jason Day, el número uno del mundo, y Dustin Johnson.

El acumulado de Spieth es de 213 golpes, tres debajo del par.

Once jugadores están a cinco impactos de la cima, incluido el propio McIlroy, quien no logró un solo birdie y se anotó un 77.

"Creo que será difícil dejar esto atrás", dijo Spieth respecto de su errático cierre. "Hubo un par de hoyos que no fueron divertidos. No serán divertidos en un tiempo. Ojalá que duerma bien y esté afinado mañana.

El año pasado, Spieth tenía una ventaja de cuatro golpes después de la tercera ronda, y logró salvaguardarla. Para el domingo se pronostica menos viento, así que podría pasar relativamente poco tiempo antes de que el público en el Augusta National ruja y de que alguien se ciña la chaqueta verde de campeón.

"Sé que tengo que lograr mañana una ronda por debajo del par para ganar este torneo, cuando la realidad es que podría haber jugado un tipo diferente de golf, como lo hice el domingo del año pasado", comentó Spieth.

El argentino Ángel Cabrera fue el latinoamericano mejor ubicado, con una ronda de 73 golpes y un total de 219, tres sobre par. Un golpe detrás s se colocó su compatriota Emiliano Grillo.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario