Mundo 12 abril 2016

Con Nueva York en mente, demócratas cruzan nuevos ataques

NUEVA YORK (AP) — Las tensiones afloraron tanto en el Partido Republicano como en el Demócrata el lunes al tiempo que Hillary Clinton y Donald Trump intentan ahorrarse la perspectiva de una larga carrera por la nominación presidencial con grandes victorias en el estado de Nueva York.

Mientras Clinton endureció sus ataques contra su rival en el bando demócrata Bernie Sanders, el favorito republicano, Donald Trump, se quejó sobre un proceso de nominación "amañado", provocando una férrea defensa de los líderes del partido. Los dos candidatos esperan ganar una notable cantidad de delegados en las primarias de Nueva York la próxima semana para crear una sensación de inevitabilidad en torno a sus propuestas.

Durante su campaña en el sur de California, el senador por Texas Ted Cruz criticó los ataques de Trump sobre el proceso de nominación del partido.

"Donald ha estado chillando y gritando. Mucho lloriqueo. Estoy seguro que algunas maldiciones. Y una actividad frenética nocturna en Twitter", dijo Cruz ante cientos de partidarios reunidos en Irvine, California.

Destacó que las quejas del empresario llegan tras las complicaciones sufridas en las primarias de los estados de Utah, North Dakota, Wisconsin y Colorado.

Trump mencionó sus recientes problemas para sumar delegados como prueba del "amaño" del proceso. Denunció airadamente la concesión de los representantes de Colorado a Cruz como "sucia y desagradable" durante un acto de campaña el lunes por la noche en Albany, Nueva York.

El magnate inmobiliario comparó su derrota allí a la situación en Louisiana, donde se impuso en las primarias pero perdió en número de delegados ante Cruz, "a quien le pateé el trasero". Trump dijo que en el bando demócrata hay un juego similar, donde "Bernie Sanders gana y gana y gana" pero todavía "no puede ganar la carrera".

"El sistema está amañado, colegas", apuntó Trump, que habló ante más de 10.000 personas en un estadio de Albany en un mitin interrumpido en varias ocasiones por manifestantes.

Las acusaciones de Trump llegan mientras busca aventajar a Cruz en encuentros locales del estado donde se elige a los delegados que asistirán a la convención del verano. Estado tras estado, la campaña de Cruz ha puesto en marcha un enfoque más estratégico para seleccionar a los delegados quienes, a pesar de la ventaja de Trump en la carrera por la nominación, son esenciales si quiere alcanzar los 1.237 representantes necesarios para ser proclamado oficialmente candidato a la Casa Blanca.

Las quejas ponen en duda la integridad del proceso de votación en un momento en que el partido debería estar trabajando para unirse tras el aspirante mejor colocado en las primarias. En una entrevista con el conductor de radio conservador Mike Gallagher, Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano, rechazó las críticas de Trump diciendo que el sistema de convención empleado en Colorado "no es una afrenta a la gente de Colorado. Así son las normas".

Clinton, por su parte, espera lograr lo que su equipo dice que sería una ventaja insalvable para el final de este mes. En actos de campaña en el sur del estado de Nueva York el lunes, Clinton atacó la postura de Sanders en armas, inmigración, la reforma de Wall Street y política exterior.

"He notado que bajo el brillante foco y el escrutinio aquí en Nueva York, el senador Sanders ha tenido problemas para responder preguntas", dijo a reporteros tras un acto de campaña en un restaurante indio en Queens, Nueva York.

Sanders respondió en un mitin en Binghamton, en el norte del estado, donde dedicó buena parte de su tiempo a criticar a Clinton por promover el fracking durante su etapa como secretaria de Estado, presentando una oposición únicamente condicional. Este método para extraer petróleo y gas, atacado por los medioambientalistas, ha sido prohibido en Nueva York.

El endurecimiento de las críticas se produce a solo unos días de que los dos aspirantes enfrenten su primer debate en más de un mes. Desde el último, la pugna ha dado un giro notablemente negativo, con los dos candidatos intercambiando observaciones mordaces sobre su cualificación para ocupar la Casa Blanca.

Clinton ha evitado pedir directamente la retirada de Sanders de la carrera para la nominación, diciendo que en 2008 hizo campaña hasta el final y que está a favor de un "buen y difícil concurso". Pero denunció el tono agresivo que alguno de los partidarios de su rivales han tomado contra ella, apuntando que vio reportes de seguidores suyos que habían sido atacados y acosados.

___

Peoples informó desde Irvine, California. Kathleen Ronayne en Binghamton, Nueva York; Jonathan Lemire en Albany, Nueva York; Jill Colvin en Rochester, Nueva York; y Vivian Salama en Washington contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario