Mundo 08 junio 2016

Colombia: prueba científica no permitió aclarar magnicidio

BOGOTA, Colombia (AP) — La Fiscalía colombiana informó el miércoles que la exhumación que recientemente hizo de los restos óseos del ex ministro Rodrigo Lara Bonilla no les entregó a los investigadores elementos para afirmar o negar que en su magnicidio hace más de 30 años hubo participación de agentes del Estado.

"Desafortunadamente, por el paso del tiempo, por tantos años y el estado en el cual se encontraban los restos óseos del ex ministro, no se pudo científicamente ni comprobar la hipótesis planteada por la familia (Lara), pero tampoco desvirtuarla", explicó en rueda de prensa el fiscal general encargado Jorge Fernando Perdomo.

Los restos óseos de Lara fueron exhumados el pasado 15 de abril para tratar de encontrar nuevos elementos que permitan esclarecer el magnicidio presuntamente perpetrado por el narcotráfico el 30 de abril de 1984 en Bogotá.

La Fiscalía busca establecer similitudes con otros magnicidios perpetrados años después del de Lara y en los que, según las investigaciones, habría habido participación de agentes del Estado. Tal es el caso de los asesinatos de los dirigentes políticos Luis Carlos Galán (1989), José Antequera (1989), Carlos Pizarro (1990) y Bernardo Jaramillo (1990).

El periodista y escritor Alberto Donadío publicó el libro "El asesinato de Rodrigo Lara Bonilla: la verdad que no se conocía", en el que planteó dudas sobre la forma en que al parecer asesinos a sueldo mataron a Lara.

Según Donadío, la historia que ha conocido el país es que el carro en que se movilizaba Lara fue baleado cuando estaba en movimiento. Pero, según el dictamen de un experto citado por el autor, "ningún tirador del mundo tiene esa puntería. La hipótesis... es que el carro del ministro estaba detenido cuando fue asesinado".

Adicionalmente, Donadío se pregunta cómo fue posible que el conductor y el escolta no resultaran al menos con heridas graves. "¿Cómo es posible que no hubiera quedado muerto (el escolta) o gravemente herido si en realidad se trató de un atentado en que una moto súbitamente empezó a disparar contra el Mercedes Benz del ministro?".

A raíz de investigaciones como las de Donadío, la familia Lara ha planteado la posibilidad de que uno o más disparos se hubieran producido en el interior del auto en el que se movilizaba el ministro.

Ahora, cuando fue imposible aclarar detalles del asesinato con base en pruebas científicas, se acudirá por ejemplo a pruebas testimoniales porque la hipótesis planteada por la familia Lara no está descartada por la Fiscalía, enfatizó Perdomo.

Como ministro de Justicia, Lara les había declarado la guerra a los carteles de las drogas, especialmente al de Medellín, al denunciar sus actividades criminales. El suyo fue uno de los primeros magnicidios atribuidos al capo Pablo Escobar.

Lara pertenecía al movimiento político Nuevo Liberalismo cuyo fundador, Luis Carlos Galán, también fue asesinado por orden de Escobar en agosto de 1989.

En septiembre de 2012 la Fiscalía elevó a la categoría de crimen de lesa humanidad el asesinato de Lara, una medida que busca evitar el archivo definitivo del caso.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario