Mundo 13 abril 2016

Colombia: ONG informa de ejecuciones extrajudiciales

BOGOTÁ, Colombia (AP) — Una reconocida organización no gubernamental informó el miércoles que en 2015 hubo nuevas ejecuciones extrajudiciales atribuidas a militares y policías lo cual confirmó un reciente informe de la ONU que señaló su preocupación por el poco avance en el esclarecimiento de estos casos.

El Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) presentó en una rueda de prensa su informe sobre derechos humanos en Colombia correspondiente a 2015.

En el documento indicó que entre febrero y julio de 2015 cuatro civiles fueron asesinados por militares y dos por policías.

La organización reportó que en 2012 hubo 21 casos; en 2013, ocho, y en 2014, nueve.

El 22 de marzo la Organización de las Naciones Unidas presentó un informe en el que se quejó de que las investigaciones judiciales por el asesinato de civiles a manos de militares "no avanzan con suficiente celeridad".

En octubre de 2008, el entonces presidente Alvaro Uribe (2002-2010) y su ministro de Defensa, el actual mandatario Juan Manuel Santos, destituyeron a 27 militares --entre ellos tres generales-- porque por acción u omisión habrían permitido extrañas muertes de civiles a manos de uniformados.

Desde entonces la Fiscalía General inició una vasta investigación y estableció que varios miles de civiles habrían sido víctimas de ejecuciones extrajudiciales, conocidas aquí como "falsos positivos".

Según estas indagaciones, los militares decían que se trataba de guerrilleros o delincuentes que habían muerto en combate, de manera de inflar cifras y mostrar ante la opinión pública una aparente gran capacidad para enfrentar y combatir a la delincuencia.

En su informe el Centro de Investigación y Educación Popular también dijo que en 2015 al menos 191 defensores de los derechos humanos recibieron constantes amenazas, en su mayoría provenientes de bandas paramilitares.

Tanto el tema de las ejecuciones extrajudiciales como el de los ataques a defensores de derechos humanos han sido motivo de debate en las negociaciones de paz que el gobierno colombiano y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia mantienen en La Habana desde 2012. El grupo guerrillero ha llamado la atención de que el Ejecutivo no hace lo suficiente para combatir estos delitos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario