Mundo 04 agosto 2016

Colombia deporta a 13 migrantes cubanos

BOGOTA, Colombia (AP) — Trece migrantes cubanos no autorizados a vivir en Colombia que se encontraban en un puerto en el Caribe han sido deportados, anunciaron el jueves las autoridades.

Junto a los isleños también fueron expulsados tres ciudadanos de la India, informó la oficina de prensa de Migración Colombia.

La mayor parte de los 16 migrantes fueron detectados en hoteles del puerto de Turbo, en el departamento de Antioquia, al noroeste de Bogotá. Todos alegaron que se iban a dirigir a Migración Colombia para iniciar el trámite de la deportación voluntaria.

De inmediato fueron llevados hasta el aeropuerto del municipio de Carepa —cerca de Turbo— para ser enviados a Bogotá. Aunque en un principio se dijo que los migrantes cubanos iban a ser trasladados a la frontera con Ecuador, más tarde Migración Colombia sostuvo en un comunicado que "se ultimarán los detalles... con el Gobierno cubano para una posible deportación a la isla".

El Canal Caracol mostró en la noche imágenes en las que se ve a los deportados, en medio de policías, protestando por el procedimiento que se utilizó para expulsarlos.

Uno de ellos, identificado como el cubano Iván Maso, gritó ante las cámaras de televisión que "¡nos trajeron a la fuerza!", y alegó que había sido víctima de "una trampa" por parte de las autoridades que, según él, le habían prometido un salvoconducto. También se observó a otro cubano agarrado con su mano de una reja mientras que un policía trataba de zafarlo.

"El procedimiento se llevó a cabo luego de verificar la irregularidad migratoria de los ciudadanos extranjeros, quienes se encontraban en diferentes establecimientos comerciales del municipio de Turbo", aseguró Christian Krüger, director de Migración Colombia.

El funcionario hizo hincapié en que procedimientos como el de la jornada se seguirán realizando en todo el país, especialmente en Turbo.

En tanto, la Iglesia católica de Colombia expresó su solidaridad con los centenares de migrantes cubanos y ofreció acompañarlos a la frontera con Panamá.

"Con las mismas palabras del papa Francisco, recordamos a los colombianos que 'los inmigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos''', indicó en un comunicado el arzobispo Óscar Urbina, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Colombiana.

En tanto, el sacerdote Manuel Gregorio Paternina, de la diócesis de Apartadó, anunció a través de la emisora Caracol Radio que él y otros compañeros están listos para internarse en la selva y acompañar a los migrantes "con el deseo de visibilizar ese problema".

Entre 1.300 y 2.400 migrantes cubanos se encuentran sin autorización en Turbo con el fin de que se les permita seguir su camino hacia Estados Unidos. El gobierno del presidente Juan Manuel Santos los ha invitado a que acepten una deportación voluntaria para no tener que recurrir a la expulsión obligatoria. Sin embargo, tras el anuncio decenas de migrantes se internaron en la selva ubicada en la frontera entre Colombia y Panamá.

Migración Colombia informó en la jornada que más de 120 cubanos se han acercado a la entidad para solicitar su deportación voluntaria.

La Conferencia Episcopal también hizo "un llamado a la comunidad internacional para que, frente a esta y a todas las situaciones semejantes, no deje de pensar en los mejores modos para resolver las problemáticas migratorias, asegurando el respeto a los derechos humanos de las personas".

Ante este tipo de pedidos el gobierno central ha dicho que Colombia "no es la causa ni el origen del problema" por el que atraviesan los migrantes cubanos y que se han respetado sus derechos.

Luis Echavarría tiene 45 años y en Cuba era un profesional de la salud. Hace más de un año salió de su país e ingresó a Colombia con un único objetivo: pisar Estados Unidos. No tuvo que pagarles a los "coyotes", que les consiguen documentos falsos a los migrantes. Salió de la isla con 150 dólares que gastó hace rato.

"Yo en este momento estoy viviendo en la bodega, aquí en Turbo. La vivencia en la bodega es infrahumana. Ahí prácticamente toda la alimentación se les deja a los niños y a las mujeres embarazadas. Los hombres nos alimentamos solo una vez al día", relató Echeverría a The Associated Press.

En la bodega a la que Echavarría hace referencia están hacinadas —según cifras oficiales— 800 personas, entre ellas niños y adultos mayores.

Televisoras locales han mostrado imágenes en las que se ve a la fuerza pública rodeando el sector donde se encuentra la bodega. Migración Colombia solicitó autorización para ingresar y establecer cómo están las personas allí concentradas para evitar problemas sanitarios y de seguridad.

De acuerdo con Migración Colombia, en los últimos dos meses fueron deportados más de 5.000 migrantes, principalmente cubanos y haitianos, y en lo que va del año han ingresado más de 8.500 provenientes de Cuba, Haití y África en tránsito hacia Centroamérica en su camino a Estados Unidos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario