Associated Press 09 enero 2017

Colegio Electoral: Ciudades grandes vs. el interior

ATLANTA (AP) — Para muchos republicanos, el Colegio Electoral, que dio la presidencia a Donald Trump a pesar de que obtuvo menos votos que su rival Hillary Clinton, es un cuerpo que garantiza los derechos de las comunidades rurales y las ciudades pequeñas, a menudo silenciadas por las grandes urbes más liberales.

El tema, no obstante, es más complejo.

"Los padres de la patria crearon el Colegio Electoral para que los estados más grandes no sean necesariamente los que gobiernan", sostuvo Mary Sue McClurkin, "electora" (delegada ante el Colegio Electoral) republicana de Alabama.

En Nueva York, la ciudad de Trump, que Clinton ganó ampliamente, el elector demócrata Stuard Appelbaum respondió que "se elige al presidente de todo el país... y los resultados deben reflejar la voluntad del país entero".

Es de esperar que surjan argumentos como ese en vista de que Clinton fue derrotada a pesar de que sacó unos 2,6 millones de votos más que Trump a nivel nacional. Trump, no obstante, se alzó con 306 votos electorales en la distribución de electores estado por estado que se usa desde 1789.

Trump ganó en las zonas rurales, los pueblos y las ciudades pequeñas, muchas de ellas en estados que se llevó Clinton. La candidata demócrata triunfó en los grandes centros urbanos.

El ex gobernador de Alaska Sean Parnell, un elector republicano, dijo que la fuerza de los demócratas en ambas costas justifica la existencia del Colegio Electoral. Evita que "la elección presidencial sea decidida una y otra vez por California o Nueva York", indicó, dejando a Alaska y otros sitios "sin voz".

Es de notar, no obstante, que Trump no ganó solo los estados pequeños y Clinton los grandes.

Los dos se repartieron los seis estados más poblados, ganando tres cada uno, pero Trump triunfó en siete de los 10 más grandes. El magnate aventajó a su vez a Clinton 6-5 en los 10 estados más pequeños y el Distrito de Columbia. De hecho, Trump marcó la diferencia en los estados medianos.

Esta dinámica pone de manifiesto el delicado equilibrio de una estructura política que se define al mismo tiempo como una democracia y una república.

Cuando se redactó la constitución, algunos signatarios querían una elección directa del presidente. Otros preferían que las legislaturas estatales o el Congreso nacional eligiesen al primer mandatario. Transaron y el resultado fue el Colegio Electoral: Cada estado recibió la misma cantidad de electores que las bancas en el Congreso. Los electores, con raras excepciones, votan por el candidato más votado en su estado. En la práctica, se puede decir que la elección presidencial se decide en 51 votaciones populares separadas.

"Es una solución interesante, única del sistema estadounidense", afirmó Will Sellers, elector republicano de Alabama experto en leyes electorales.

El sistema le da una leve ventaja a los estados más pequeños: La cantidad de electores refleja la suma de los representantes de cada estado más dos: los dos senadores con que cuenta cada estado, algo que ya de por sí es una solución que favorece a los estados pequeños, que tienen el mismo peso que los grandes en el Senado.

De este modo, Alaska, con sus tres electores, tiene el 0.56% de los 538 votos electorales a pesar de que emite apenas el 0,23% del voto popular. Esto no siempre favorece a los republicanos. Nevada es un estado demócrata que tiene el 1,12% del voto electoral a pesar de que emite menos de uno de cada 100 votos a nivel nacional.

Una consulta de la Associated Press comprobó que la mayoría de los electores ve con buenos ojos el sistema vigente.

"Considero que el Colegio Electoral ofrece una perspectiva justa y permite que los habitantes de zonas rurales tengan la misma voz que los de los centros urbanos", expresó Lauree Elizabeth Marshal, electora de Oklahoma.

Pero para el elector demócrata Eric Herde, del estado de Washington, habría que eliminar el Colegio Electoral y respetar el voto popular. En el actual esquema, dijo, "los estados importan más que la gente. La noción de que la persona que saca más votos debe ganar sigue siendo un argumento más válido".

___

Los reporteros de la Associated Press Becky Bohrer (Alaska), Deepti Hajela (Nueva York) y David Lieb (Missouri) colaboraron en este despacho.

Bill Barrow está en https://twitter.com/BillBarrowAP

___

Resultados electorales interactivos de la AP: http://interactives.ap.org/2016/road-to-270/

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario