Departamento de Estado 07 noviembre 2016

Clinton y Trump cierran a tambor batiente

FILADELFIA (AP) — En el cierre de una contienda altamente impredecible por la Casa Blanca, Hillary Clinton y Donald Trump se desplazaron con rapidez el lunes por los estados más disputados en un esfuerzo final por animar a sus partidarios.

Clinton, respaldada por una emotiva exhortación del presidente Barack Obama, exhortó a los electores a adherirse a un "Estados Unidos esperanzado, inclusivo, de gran corazón", mientras que Trump se comprometió a "derrotar al sistema corrupto".

Los candidatos seguían animando a los votantes ya avanzada la noche, un final frenético de un amargo año electoral que ha dejado al descubierto las profundas divisiones económicas y culturales del país. Tanto Clinton como Trump se mostraron nostálgicos en ocasiones y echaron un afectuoso vistazo en retrospectiva hacia una campaña que los tiene a ambos a punto de acceder a la presidencia.

Clinton se mostró con confianza en sí misma, impulsada por el anuncio que hizo el domingo James Comey, el director del FBI, de que no recomendará que se le apliquen cargos penales a ella luego de una nueva revisión de correos electrónicos. La pesquisa de la agencia policial le quitó vigor al impulso creciente que llevaba Clinton en un momento crucial de la contienda, aunque aún se dirige al día de las elecciones con múltiples rutas hacia los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para convertirse en la primera mujer presidenta del país.

Clinton cerró su campaña junto a los últimos dos demócratas en ocupar la Oficina Oval, Obama y su esposo, el expresidente Bill Clinton, así como la primera dama Michelle Obama. En un reconocimiento a las profundas divisiones que aguardan al próximo mandatario, Clinton dijo que llegó a "lamentar profundamente lo iracundo que se tornó el tono de la campaña". Indicó que la elección que harán los votantes el martes es una "prueba de nuestra época".

"Sabemos suficiente acerca de mi rival, sabemos quién es", afirmó Clinton, dirigiéndose a decenas de miles de personas en el extenso Independence Mall de Filadelfia. "La verdadera pregunta para nosotros es qué clase de país queremos ser".

El discurso de Obama equivalió a uno de despedida para un presidente cuya popularidad ha aumentado en su último año en el puesto.

"Estados Unidos, estoy apostando por ti una vez más", afirmó Obama. "Estoy apostando a que mañana rechazarás el miedo y elegirás la esperanza".

Trump, que se desplazó apresuradamente por cinco mítines el lunes, recordó los rivales a los que venció y lo lejos que ha llegado tras lanzar su candidatura, considerada por muchos como algo improbable. Mientras observaba a la multitud reunida en Scranton, Pennsylvania, declaró: "Ha sido un largo recorrido".

Y se mantuvo agresivo hasta el final, criticando a Clinton como el "rostro del fracaso". Tras hacer de la nueva revisión del FBI una pieza central de sus últimos argumentos ante los electores, alegó que la demócrata está siendo protegida por un "sistema totalmente amañado".

"Ustedes tienen una oportunidad magnífica de vencer al sistema corrupto y procurar justicia", afirmó el magnate. "No dejen que esta oportunidad se les escape".

Los comentarios fueron un recordatorio de que la decisión de Comey, enviada en una carta a los legisladores el domingo, fue una espada de doble filo para Clinton. Aunque reivindicaba las afirmaciones de ella de que los emails no proporcionarían evidencia nueva, aseguró que la controversia que ha afectado a su campaña desde el principio seguirá con la demócrata durante el día de las elecciones.

En todo el país, casi 24 millones de votos anticipados fueron depositados bajo la sombra del anuncio inicial de Comey de que habría una nueva revisión de los correos electrónicos. Esa cifra representa aproximadamente la mitad de las casi 45 millones de personas que habían emitido sus sufragios para el lunes, de acuerdo con datos de The Associated Press.

La pesquisa involucraba material hallado en una computadora propiedad de Anthony Weiner, el excongresista caído en desgracia y esposo separado de Huma Abedin, asesora de Clinton desde hace tiempo. Comey dijo el domingo que el FBI revisó comunicaciones "para o enviadas por Hillary Clinton mientras era secretaria de Estado".

Clinton tiene sus esperanzas puestas en parte en una elevada participación de los electores —en especial entre la coalición joven y diversa de votantes aglutinada por Obama— para que la impulsen más allá de la línea de meta el martes. Aproximadamente la mitad de los estados con votaciones anticipadas habían reportado una participación récord, incluidos Florida y Nevada, que tienen crecientes poblaciones hispanas, un posible indicio positivo para Clinton.

Tan sólo en Florida, la participación hispana aumentó en más de 453.000 sufragios, lo que casi duplica el nivel alcanzado en 2012.

David Bossie, subjefe de la campaña de Trump, minimizó el impacto del aumento en la participación de los hispanos, diciéndole a los reporteros en una conferencia telefónica: "Sentimos que vamos a obtener una buena parte de esos votos". Sin embargo, evadió responder dos preguntas sobre la cantidad de sufragios latinos que Trump necesita para ganar la presidencia.

El magnate elogió a sus partidarios por haber creado un "movimiento", pero les advirtió que todo se les escapará si él pierde el martes.

"Vayan a votar", exhortó. "O, de lo contrario, francamente todos hemos desperdiciado nuestro tiempo".

___

Los periodistas de The Associated Press Kathleen Hennessey, Hope Yen, Jonathan Lemire y Steve Peoples en Washington y Josh Lederman en Ann Arbor, Michigan, contribuyeron con este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario