Mundo 29 julio 2016

Clinton mira desde su convención a los republicanos reacios

FILADELFIA (AP) — Hillary Clinton, que durante años ha castigado a la derecha, hizo una llamada a los republicanos que desafían la posición de Donald Trump como líder conservador y que temen una posible presidencia del magnate.

En su último día, la Convención Nacional Demócrata incluyó discursos de un exmiembro del gobierno de Ronald Reagan y un miembro de la Cámara de Comercio estadounidense que lidera un grupo republicano de apoyo a Clinton, dentro de una campaña ampliada de acercamiento a votantes y donantes republicanos.

"Yo conocía a Ronald Reagan. Trabajé para Ronald Reagan", dijo Doug Elmets, un republicano que ahora apoya a Clinton. "Donald Trump, ¡usted no es Ronald Reagan!".

Clinton hizo un giro a la izquierda durante las primarias en su lucha contra el autoproclamado socialista demócrata Bernie Sanders. Los tropiezos de Trump al cuestionar el apoyo de Estados Unidos a sus aliados de la OTAN e instar a Rusia a intervenir en la carrera han dejado un espacio para que Clinton y otros demócratas se acerquen a los republicanos con vistas a las generales de noviembre.

En su discurso del miércoles por la noche, el presidente, Barack Obama, citó a Reagan al recordar a los votantes que el líder conservador describió a Estados Unidos como "una ciudad brillante sobre una colina". Trump, señaló, ha descrito al país como "una escena del crimen dividida" y confía en ganar votos asustando a la gente por la inmigración y la delincuencia.

Poco antes del discurso de Obama, el demócrata convertido en republicano convertido en independiente Michael Bloomberg instó a los votantes a respaldar a Clinton, que presentó como la "persona cuerda, competente".

En su primera entrevista de televisión tras el congreso del partido, Clinton tenía previsto aparecer el fin de semana en "Fox News Sunday". El lunes acudiría a un acto en Nebraska, un estado de tendencia republicana, lo que le daría la oportunidad de dirigirse a los votantes de ese partido.

Varios republicanos destacados, incluidos los dos expresidentes Bush y el candidato de 2012, Mitt Romney, no han respaldado a Trump. Clinton ha recibido algunos apoyos republicanos en las últimas semanas, por ejemplo de Brent Scowcroft, asesor de seguridad nacional del presidente George H.W. Bush, y Hank Paulson, secretario del Tesoro en la presidencia de George W. Bush.

"Uno tiene que hacerlos sentir que no son traidores. Y la forma de hacerlo es mostrar a un grupo de republicanos conocidos diciendo 'Oigan, estoy con Hillary''', comentó el exgobernador de Pennsylvania Ed Rendell.

Durante sus más de tres décadas en la política nacional, la ex primera dama, senadora por Nueva York y secretaria de Estado ha sido blanco frecuente de las críticas republicanas. La última polémica gira en torno a su empleo de un servidor privado de correo electrónico para asuntos oficiales cuando estuvo en el Departamento de Estado.

Algunos republicanos señalaron que la historia y su impopularidad entre los votantes republicanos hacen improbable que pueda conseguir muchos votos tránsfugas. El exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani dijo el miércoles en Filadelfia que la pelea de Trump contra los "entendidos de Washington" iba a molestar a algunos republicanos.

"Donald Trump es el forastero. Hillary Clinton es la entendida corrupta. Y eso va a significar que perderemos algunos votos republicanos, que así sea", dijo Giuliani.

Además, los republicanos alegan que su rival debería prestar más atención a sus bases.

Sean Spicer, estratega jefe del Comité Nacional Republicano, señaló a los abucheos en la convención demócrata y a la omnipresencia de los seguidores de Sanders, y afirmó que "Clinton de verdad debería centrarse en poner en orden su partido antes de preocuparse por nuestro partido".

Sin embargo, algunos demócratas ven las polémicas declaraciones de Trump y el fallido movimiento "Never Trump" como fuertes indicios de su capacidad de ganarse a algunos republicanos de educación superior que se han mostrado recelosos por las opiniones del empresario en política exterior o sus declaraciones incendiarias sobre los mexicano-estadounidenses, los musulmanes y las mujeres.

John Stubbs y Ricardo Reyes, que formaron parte del gobierno de George W. Bush, asistieron a la convención demócrata para generar interés por su organización de bases a favor de Clinton, llamada R4C16.org. Para los republicanos de ideas similares, señalaron que no basta con quedarse al margen de las elecciones.

Reyes describió a Trump como "una amenaza a la existencia no sólo del partido sino de todos los Estados Unidos".

Clinton confía en ganarse no sólo los corazones de los votantes republicanos, sino las carteras de algunos de sus donantes. La campaña demócrata ha formado un equipo para gestionar llamadas de republicanos interesados en donar dinero y ayudar con la recaudación de fondos.

En Chicago, el ex fiscal del Estado Daniel Webb dijo en las últimas semanas en actos de recaudación de Clinton que apoya a la candidata y quiere ayudarla a reunir dinero para su campaña. En una entrevista con el Chicago Sun-Times, Webb dijo que el "prejuicio" de Trump contra hispanos y musulmanes, entre otros grupos, le había llevado a actuar.

___

Los periodistas de Associated Press Matthew Daly en Filadelfia y Sam Hananel en Washington contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario