Associated Press 23 octubre 2016

Clinton mira más allá de Trump y apoya a otros demócratas

DURHAM, North Carolina, EE.UU. (AP) — Con la confianza revitalizada y ella bien ubicada en las encuestas, Hillary Clinton ha comenzado a mirar más allá de Donald Trump al ampliar el enfoque de su campaña para ayudar a los demócratas a recuperar el Senado y reducir el control republicano en la Cámara de Representantes.

Aunque el equipo de campaña de Trump insistió el domingo en que es muy pronto para dar por segura la derrota del magnate, son las perspectivas de Clinton para ganar la presidencia las que han aumentado en las últimas semanas de la campaña.

Incluso baluartes republicanos de mucho tiempo como Utah y Arizona parecen de súbito al alcance de Clinton en los comicios del 8 de noviembre, situación que ha alentado a los demócratas a hacer una intensa campaña en territorios donde no han ganado en décadas.

Debido a los recientes cambios en el mapa político, Clinton y su equipo de campaña —que cuentan con una buena financiación— se sienten favorecidos para dedicar tiempo y recursos a fin de reforzar las candidaturas de otros demócratas que disputarán reñidas contiendas electorales.

La aspirante demócrata a la presidencia ha dicho que ya ni "siquiera piensa responderle" más a Trump y en cambio dedicará sus últimas semanas de la campaña en diversas partes a "enfatizar la importancia de que sean elegidos los candidatos demócratas que están en las papeletas".

"Estamos efectuando una campaña coordinada, trabajando arduamente con candidatos a gobernadores, senadores y representantes", dijo Robby Mook, director de campaña de Clinton.

Y por una buena razón.

Después de una campaña política implacable y despiadada de dos años, el próximo presidente afrontará la abrumadora tarea de gobernar una nación profundamente dividida.

En caso de una victoria de Clinton, sus perspectivas para que logre sus objetivos se verán considerablemente reducidas a menos de que su triunfo esté acompañado con un gran avance demócrata en el Congreso.

"Necesitamos hacer el trabajo duro y quizá el más importante de restañar cicatrices, sanar el país", declaró Clinton el domingo en la iglesia bautista Union en Durham, North Carolina.

Para los demócratas existe un motivo más para que intenten aumentar el marcador electoral. Ante la advertencia de Trump de que podría impugnar los resultados de los comicios si pierde, el equipo de campaña de Clinton confía en que una victoria demócrata abrumadora socave cualquier argumento del multimillonario de que le robaron las elecciones.

En una rara admisión de falibilidad que contrasta con el alarde habitual de Trump, el equipo de campaña del candidato republicano reconoció que Clinton lo aventaja cuando faltan pocos días para la realización de las elecciones.

"Estamos abajo. Ella tiene ciertas ventajas", dijo la directora de campaña de Trump, Kellyanne Conway. Aun así, agregó: "No nos rendimos. Sabemos que podemos ganar esto".

Conway expuso en detalle las necesidades de Trump a fin de que pueda alcanzar la presidencia: para empezar, victorias en Florida, Iowa, North Carolina, Nevada y Ohio.

Si Trump impide que los demócratas ganen en Arizona y Georgia, y suma alguna combinación de resultados en Colorado, Virginia, New Hampshire y Pennsylvania, podría lograr los 270 votos electorales necesarios, señaló Conway.

No será fácil. Un análisis efectuado por The Associated Press de encuestas, tendencias demográficas y otras estadísticas de campaña cataloga a Virginia como sólidamente demócrata, mientras que Colorado, New Hampshire y Pennsylvania tienen inclinación demócrata. Y sorprendentemente, en Arizona el resultado luce reñido.

Durante un acto de campaña el domingo en Florida, Trump exhortó a los electores a que voten por los candidatos republicanos a la Cámara de Representantes y el Senado, lo que "promulgaría rápidamente" sus prioridades, como una revisión fiscal, restituir un mayor presupuesto a la defensa y revocar la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

"Podemos promulgar toda nuestra agenda política en los primeros 100 días, y lo haremos", señaló Trump.

Si Clinton gana, los demócratas necesitarían obtener cuatro bancas en el Senado para recuperar la mayoría. Conseguir el control en la Cámara de Representantes sería mucho más difícil si se toma en cuenta que los republicanos tienen actualmente la mayoría más grande en esa instancia legislativa desde 1931.

Los demócratas necesitarían ganar 30 bancas, hazaña que no han logrado en casi cuatro décadas.

El reciente interés de Clinton de ayudar a sus correligionarios demócratas tiene una contradicción inherente. Durante meses, evitó deliberadamente la estrategia adoptada por otros demócratas de tratar de encasillar a todos los republicanos con un Trump impopular.

En agosto, Clinton dijo que el magnate representaba al "margen radical" en lugar de decir que representaba a la corriente principal del Partido Republicano.

___

Lederman informó desde Washington. La directora de encuestas de The Associated Press, Emily Swanson, en Washington, contribuyó a este despacho con los periodistas de la AP, Jill Colvin, en Naples, Florida, Kathleen Ronayne, en Boston, y Alan Suderman, en Gainesville, Florida.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario