Associated Press 06 julio 2016

Clinton busca minar credibilidad de Trump como empresario

ATLANTIC CITY, New Jersey, EE.UU. (AP) — Hillary Clinton arremetió el miércoles contra Donald Trump y lo calificó de ser un empresario que "da pena" con una historia de explotación de trabajadores, usando como advertencia a los electores la supuesta trayectoria del virtual candidato presidencial republicano en Atlantic City, donde quebraron dos de sus casinos.

"Lo que él hizo en Atlantic City es exactamente lo que hará si gana en noviembre", dijo Clinton en un discurso que dio en el famoso malecón de la cuidad a solo unas cuadras de uno de los hoteles Trump que fue cerrado.

Las declaraciones de la ex secretaria de Estado son parte del creciente esfuerzo de su campaña por acabar con la reputación empresarial de Trump, que muchos demócratas consideran sobrestimada y creen que se basa más en la habilidad del multimillonario para atraer publicidad que en sus verdaderas habilidades en el sector privado.

En las próximas semanas, se espera que la campaña de Clinton muestre a las "víctimas" de las aventuras empresariales de Trump, incluyendo dos contratistas que se quedaron sin paga, replicando una estrategia que los demócratas usaron en 2012 contra el candidato republicano Mitt Romney.

Clinton se enfocó en Trump durante su discurso y no mencionó la recomendación que hizo el FBI sobre ella el martes para no levantarle cargos por la forma como usó sus comunicaciones siendo secretaria de Estado. Tras exonerar a Clinton por violar la ley, el director del FBI James Comey dijo que fue "extremadamente descuidada" por manejar información clasificada en un servidor privado a través del cual enviaba y recibía correos electrónicos.

A pesar de las duras palabras de Comey, el equipo de Clinton sintió alivio de que la investigación quedó cerrada formalmente para poder enfocar su atención en la rivalidad con Trump. Los asesores de la demócrata dicen que aunque los comentarios del empresario sobre minorías y mujeres debilitan su posibilidad de llegar a la Casa Blanca, muchos estadounidenses todavía tienen opiniones favorables de él como empresario.

Y el caso de Atlantic City le da a Clinton el retrato perfecto para minar esa reputación.

Este lugar que alguna vez fue una joya de lugares de apuestas y casinos ha sufrido recientemente, perdiendo más de la mitad de sus ingresos en los últimos nueve años, lo cual ha ocasionado pérdidas de empleos y reducciones a su calificación crediticia.

Pero en los años de prosperidad, los únicos casinos que no crecían eran los de Trump. De hecho, dos de tres casinos de Trump que quebraron ocurrieron en años en que subían las ganancias por el juego en Atlantic City.

Antes de que Clinton hablara, Trump defendió su récord, diciendo en Twitter que "ganó mucho dinero" con sus propiedades y que se fue antes de la crisis. Agregó que los problemas de la ciudad se deben a los "enormes errores" de los políticos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario