Associated Press 29 mayo 2016

Ciudad de Texas pide a sus ciudadanos que hiervan el agua

DALLAS (AP) — El agua potable ha sido algo escaso para los 320.00 habitantes de Corpus Christi. La ciudad texana en la costa del Golfo de México ha emitido tres ordenanzas en menos de un año en las que instruyó a sus ciudadanos que hiervan el agua para asegurarse que pueden consumirla, incluso una orden de dos semanas este mes que desató indignación y renovó cuestionamientos sobre cómo resolver el problema.

Corpus Christi es una de muchas ciudades estadounidenses que lidian con problemas de agua debidos a una infraestructura envejecida. Como es improbable que las ciudades financieramente agobiadas, entre ellas Corpus Christi, puedan emprender renovaciones costosas, los problemas persisten.

"Estamos hablando de suministro de agua en 2016 y estamos teniendo estos problemas una y otra vez", dijo el dentista René Vela en declaraciones al Corpus Christi Caller-Times. "Está comenzando a afectar a mi familia, mis empleados y estoy seguro que al resto de la ciudad. Es ridículo".

El asunto de la disponibilidad de agua potable y el envejecimiento de la infraestructura ha ganado amplia atención en los últimos meses debido a la crisis en Flint, Michigan, donde el plomo de las tuberías viejas contaminó el suministro de agua de la ciudad, luego de que la municipalidad cambiara del sistema metropolitano de Detroit a aguas pobremente tratadas del río Flint en 2014, cuando Flint estaba bajo administración estatal.

En Texas hubo el año pasado 1.550 avisos a la ciudadanía para que hirviera el agua, comparado con 1.100 en 2012 y 650 en 2008, de acuerdo con la Comisión de Calidad del Agua en Texas.

Catorce ciudades en Texas con poblaciones de más de 100.000 habitantes han emitido al menos un aviso así en los últimos cinco años. Otras áreas metropolitanas en Estados Unidos han tenido problemas similares: En años recientes, los residentes de Toledo, Ohio, una ciudad de 400.000 personas, recibieron instrucciones de no beber el agua luego de que se filtraran toxinas en el sistema municipal. El suburbio de Mercer Islan, de Seattle, tuvo que evitar el agua corriente por casi una semana luego que se detectasen niveles elevados de la bacteria E. coli.

Greg DiLoreto, expresidente de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros, dijo que se deben invertir unos 105.000 millones de dólares adicionales para modernizar las instalaciones de agua y tratamiento de agua en el país, que cada año sufre 240.000 rupturas de tuberías de abastecimiento de agua, pero es algo difícil, teniendo en cuenta que la carga de las mejorías cae mayormente sobre servicios locales de agua, muchos de los cuales tienen unos pocos centenares, a veces decenas, de usuarios.

"Si quieres menos incidentes y más calidad del agua, vas a tener que elevar las tarifas", dijo DiLoreto.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario