Mundo 06 abril 2016

Ciudad de México: Alerta ambiental satura metro y autobuses

CIUDAD DE MEXICO (AP) — Los habitantes de la Ciudad de México se volcaron el miércoles al metro y autobuses para intentar llegar a sus trabajos, luego de que autoridades prohibieron circular unos dos millones de autos tras una nueva alerta ambiental.

Bajo las nuevas regulaciones impuestas después de que la capital registró su peor crisis de calidad del aire en una década, se ordenó que 40% de los automóviles dejaran de circular después de que los niveles de contaminación alcanzaron el martes 1,5 veces los límites aceptables.

Los niveles de contaminación disminuyeron un poco el miércoles, y la Comisión Ambiental de la Megalópolis dijo que sólo aproximadamente la mitad de esa cantidad de vehículos no circularán el jueves.

En cualquier día, se supone que una quinta parte de todos los automóviles permanecen en casa, pero la cifra se duplica durante la alerta Fase 1. Hasta recientemente, los autos nuevos y los menos contaminantes estaban exentos del programa.

La mañana del miércoles una densa neblina impedía ver las montañas que rodean la Ciudad de México.

Tras la crisis de contaminación de mediados de marzo, las autoridades endurecieron algunas restricciones a la circulación y bajaron los niveles de contaminación requeridos para emitir una alerta ambiental.

Por ejemplo, se estableció que al menos hasta junio no circulará un día una quinta parte de los vehículos, aunque con la declaración de alerta del martes, la cantidad de autos sin circular aumentó al doble.

El martes la alerta se emitió cuando los niveles de contaminación representaron 1,5 veces el límite. Hasta marzo pasado, la alerta se disparaba con al menos dos veces el límite.

Con unos dos millones de autos impedidos para circular el miércoles, o 40% del parque vehicular particular, las autoridades anunciaron que el metro sería gratuito.

Mientras varias personas usaban bicicletas o incluso caminaban a sus trabajos, otros se dirigieron al regularmente lleno sistema de transporte público, que incluye el metro y autobuses.

"El transporte público no se da abasto", dijo Martín Colín, un taxista de 53 años, mientras señalaba a un autobús repleto de gente. "Parecen sardinitas. Los camiones llenos, llenos", comentó.

El tráfico se notaba más ligero en la ciudad en algunas partes de la Ciudad de México. Pero Colín, quien, como otros taxistas, todas las mañanas suele recorrer varias zonas de la capital, aseguró que en algunos puntos no se notaba la diferencia.

La prohibición no aplica al transporte público, algo que ha generado críticas de varios debido a que varios autobuses transitan por la ciudad a pesar de que lanzan por el escape columnas de humo negro.

Una protesta de camioneros contra el "Hoy No Circula" cerró dos carreteras en la periferia de la Ciudad de México, ocasionando enormes filas vehiculares. Los camioneros protestan porque la norma les impide hacer sus envíos.

Otras protestas políticas, no vinculadas al tema, causaron colas en otras avenidas de la capital, conocida por sus constantes manifestaciones públicas.

Aunque se veían muchos taxis en las calles, era difícil conseguir uno desocupado. Las agencias de taxis reportaron que la demanda había aumentado mucho y los usuarios de Uber se quejaron de tarifas exageradamente altas.

Muchos habitantes recurrieron al programa de bicicletas compartidas.

Rosa Torres se fue en carro con varias amigas y luego usó una de las bicicletas públicas para concluir el tramo hacia su oficina. Pero al llegar a la estación, todos los puestos estaban ocupados y tuvo que esperar hasta poder dejar la bicicleta.

"Estoy calculando un tiempo de moverme de un lugar a otro", dijo Torres.

Luis Arturo García tuvo que dejar su automóvil en casa y usó el programa de bicicletas compartidas, aunque se tardó 30 minutos llegar a su trabajo, en comparación con los 10 minutos usuales.

"Me afecta mucho porque trabajo en las mañanas y estudio en las tardes. Son trayectos un poco largos y el transporte público se me hace imposible", expresó García.

Dijo que las autoridades tienen que mejorar el transporte público, y que los empleadores permitan a la gente trabajar desde casa.

Se emitieron órdenes para que las fábricas en la zona metropolitana de la Ciudad de México reduzcan sus emisiones de gases en entre 30 y 40%, y las estaciones gasolineras sin un equipo anticontaminación tendrán que cerrar.

Las medidas anticontaminación anunciadas el mes pasado durarán hasta fines de junio, cuando comienza la temporada de lluvias. Las autoridades dicen que están trabajando en medidas de largo plazo para el futuro.

___

Peter Orsi en Twitter: www.twitter.com/Peter_Orsi

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario