Cuba 07 noviembre 2016

Científico cubano en huelga de hambre es liberado tras horas de arresto

La policía política cubana aceptó su responsabilidad en el caso después de apresar a Ariel Ruiz Urquiola mientras realizaba su ayuno

El doctor en ciencias biológicas Ariel Ruiz Urquiola, quien permanece hace cuatro días en huelga de hambre y sed, en reclamo de un medicamento del que depende la vida de su hermana, Omara Ruiz Urquiola, afectada por un cáncer, fue arrestado por tercera vez la tarde del domingo, mientras se encontraba realizando el ayuno en las afueras del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR), en la capital cubana.

Tras la detención, la hermana del científico aquejada por la enfermedad, aseguró a DIARIO LAS AMÉRICAS vía telefónica que al doctor Ruiz Urquiola lo habían recluido en una estación policial localizada en la intersección de Zapata y C, en la barriada habanera del Vedado, después de que les hicieron saber que el caso estaba en manos de la Seguridad del Estado.

“En los dos anteriores arrestos la policía política no había dado la cara, pero ahora sí me lo dijeron”, explicó la hermana del científico que a pesar de que se encuentra en una situación delicada de salud, aguardaba por tener noticias de él.

El testimonio de Urquiola

Ruiz Urquiola decidió dar inicio a la huelga de hambre porque sintió que ya había agotado todos los recursos posibles para que su reclamo fuera tenido en cuenta.

“Por enésima vez ha ocurrido un proceso violatorio en contra de la asistencia medica de mi hermana, y me siento ya absolutamente incapacitado desde el punto de vista del raciocinio humano para emprender otra contienda verbal, de convencimiento, con las autoridades del Ministerio de Salud Pública de Cuba”, aseguró el científico.

“Llevo 11 años haciendo esa labor y decidí tomar una vía más primitiva quizás, más dañina para mí cuerpo, pero tal vez la única efectiva en términos de tiempo”, dijo a Diario Las Américas al referirse al ayuno en el que se ha mantenido durante los últimos cuatro días.

Detenido en tres ocasiones desde el pasado jueves, inició la protesta ataviado con su bata de médico en donde escribió 322597, número del expediente clínico de su hermana, así como el nombre del medicamento que exige le sea suministrado, Trastuzumab, un anticuerpo monoclonal comercializado con la marca Herceptin por la empresa farmacéutica suiza Hoffmann-La Roche, con representación en Cuba.

El pronóstico de vida

En 2005 su hermana fue diagnosticada con un cáncer, por el cual le daban sólo tres meses de vida. Pero Ruiz no se rindió ante aquél vaticinio y asumió las riendas de su tratamiento como su médico virtual, consiguiendo notables resultados, que le han permitido seguir trabajando durante 11 años en el Instituto Superior de Arte (ISA) y en el Instituto Superior de Diseño (ISDI) como profesora de Historia del Diseño, Historia del Arte y Semiótica.

“Es una excelente profesional que en medio de esta violenta enfermedad no ha dejado de trabajar. Nunca ha pedido certificado médico, ni siquiera bajo el efecto de los citostáticos (fármacos anticancerosos) ni aún teniendo un cráter en el tumor primario, en su pectoral derecho, donde se le veían las costillas 4 y 5, tan impresionante que algunos médicos del impacto viraban la cara cuando lo veían. Ni siquiera cuando le pronosticaron 3 meses de vida por posible septicemia se retiró de la enseñanza artística”, manifestó Ruiz Urquiola y agregó: “Sus estudiantes hacían cualquier cosa para que ella no se diera cuenta de que notaban cómo se le manchaba la ropa con sangre que le salía del cráter, con tal de no hacerla sentir mal y que pudiera continuar la clase”.

Poner mi vida en riesgo para salvar otras vidas

Omara debe tomar el Trastuzumab cada 21 días en combinación con el Pertuzumab, otro anticuerpo monoclonal “que yo gestioné el año pasado con la Roche en Suiza, y no para que llegara sólo a mi hermana sino para las demás pacientes cubanas, que son más de cien aquejadas con esta enfermedad. Gracias a mi gestión entró al país”, reveló el investigador.

Hace más de tres semanas Omara perdió un ciclo de Trastuzumab. Y el día que le tocaba el segundo, en la sala de quimioterapia del INOR, le informaron que no tenían el medicamento. Por lo que Ruiz rápidamente alertó que “debían parar la aplicación del Pertuzumab, para no gastar este otro anticuerpo monoclonal excesivamente caro, que se le debe dar combinado con el Trastuzumab”.

Gracias a varias fuentes, supo que Medicuba (Empresa Importadora y Exportadora del Ministerio de Salud Pública) había comprado a Roche un lote de 75 dosis de Trastuzumab que se vencían en 5 días. Negligencia por la que Ruiz responsabilizó a ambas entidades: “Roche responsable moral y Medicuba absolutamente responsable de comprar el medicamento en tiempo y con condiciones”.

“El lote fue reintegrado a Medicuba para que lo regresaran a la Roche, pues los farmacéuticos del INOR dijeron que no se podían quedar con él porque no lo iban a poder aplicar en un día, que era lo que faltaba para su vencimiento cuando llegó a la farmacia, y que además estaba incompleto y no alcanzaba para todas las pacientes”, relató.

“Al enterarme de todo esto, pregunté en la farmacia cuándo llegaría el medicamento, y me dijeron que no sabían. Por eso decidí poner en riesgo mi propia vida con la intención de salvar otras vidas. Mi hermana por supuesto no puede hacerlo, de hecho ya su vida está en riesgo. Fue la única manera que encontré para intentar mover a la opinión pública internacional para que el medicamento llegue en un tiempo corto y mi hermana y las demás pacientes puedan seguir con vida”, expresó.

No más cartas a Raúl Castro

Ruiz Urquiola ha escrito al mandatario cubano Raúl Castro en tres ocasiones para exigirle una correcta atención médica para su hermana y el resto de las pacientes, pero no ha recibido respuesta:

“Ya no escribiré más cartas. La última, de la que tengo acuse de recibo, la escribí justo antes de tomar esta decisión de la huelga y fue para informarles al Director del Hospital Oncológico y al Ministro de Salud Pública, a quienes también les he escrito en varias ocasiones, que iniciaría una protesta pública como parte de una campaña para sensibilizar a la opinión pública y a la Roche en particular para que el Trastuzumab llegue a mi hermana y a todas las pacientes”.

Insultado y golpeado

El jueves Ruiz fue detenido mientras realizaba su protesta pacífica y trasladado a la Estación de Policía conocida como Zapata y C, en el Vedado, donde permaneció por casi seis horas bajo insultos, golpeaduras y donde fue despojado de su bata de médico:

“Ese primer día que me arrestaron, no te puedo decir ni cómo eran porque yo permanecía con los ojos cerrados y ellos violentamente me empujaban los parpados con sus dedos para que abriera los ojos. Me golpearon la cabeza y los oídos. Recuerdo que a uno lo nombraban Nápoles, que según decían era de Guantánamo y en tres meses recibiría la licencia de policía. Ese me insultaba con muchas malas palabras. El improperio más educado que me dijo fue mongólico”.

Ruiz no cedió ante las amenazas y al día siguiente, nuevamente sentado frente al INOR, fue arrestado por segunda vez: “Había personas que me reconocieron porque decían ‘ese muchacho es fuerte, se lo llevaron ayer y hoy esta aquí de nuevo’, y cuando los policías comenzaron a empujarme violentamente la cabeza para que la levantara y los mirara, alguien les gritó ‘Sin violencia que él no les está haciendo ninguna resistencia’. Entonces me levantaron y no me pusieron esposas para no exhibir su represión”.

“Al llegar al calabozo apareció el mismo carcelero del día anterior y le preguntó a los policías si traían la orden de detención porque yo era un científico, y le respondieron que era una orden de un Mayor del DTI (Departamento Técnico de Investigaciones) que había llamado. Pero el carcelero les dijo ‘Yo no me voy a prestar para este juego, ustedes no tienen orden de detención, así́ que sáquenlo del calabozo’. Al poco rato me soltaron y volví́ caminando a mi lugar de protesta”, relató Ruiz, graduado de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de La Habana con Diploma de Oro y distinguido como Vanguardia de Investigaciones en la promoción de 1999.

Expulsado por razones arbitrarias

Ruiz, cuya tesis doctoral sobre la identidad genética de las tortugas marinas puso en evidencia malos manejos y violaciones del desaparecido Ministerio de la Industria Pesquera de Cuba, dirigía hasta abril pasado un proyecto de cooperación internacional sobre la flora y la fauna de la Sierra de los Órganos (Pinar del Río) del que fue privado por la parte cubana, la dirección del Centro de Investigaciones Marinas de la Universidad de La Habana, que argumentó su expulsión en la no confiabilidad del investigador, quien ha expresado públicamente no comulgar con el régimen castrista, “razones arbitrarias, injustas e ilegales” como las calificara el biólogo. Las instituciones científicas de la parte alemana, la Universidad Humboldt y el Museo de Historia Natural de Berlín, lo han mantenido trabajando en el proyecto.

Mantendré mi protesta hasta ver el medicamento

La tarde del sábado, el director del INOR, Dr. Luis Alfonso Curbelo, le comunicó vía telefónica a Ruiz que este lunes le serían administrados los anticuerpos monoclonales a su hermana y que todas las demás pacientes estarían cubiertas por un año.

“Esperaré a ver si es cierto. De todas maneras mantendré mi protesta hasta ver con mis propios ojos que mi hermana se pone el medicamento, pues bajo el nuevo formato los pacientes pueden aplicárselo ellos mismos como mismo se hace con la Insulina”, aseguró y agradeció a “los amigos y todas las personas que dentro y fuera del país se han solidarizado y me acompañan en este momento tan difícil”.

Alrededor de las nueve de la noche del domingo Diario las Américas conoció que Ruiz Urquiola fue liberado por la policía política con la condición que en vez de realizar la huelga frente al INOR la continuara en su casa, con el compromiso de que este lunes le iban a suministrar el medicamento a su hermana.

El científico cubano lo aceptó bajo la premisa de que si no se cumple el compromiso, regresará a la huelga frente al INOR.

Este reportaje se realizó en colaboración con @EstadodeSats

Fuente: diariolasamaricas.com / luisleonelleon

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario