Mundo 29 junio 2016

Choques en Río cuando intentan capturar narco

RIO DE JANEIRO (AP) — Los intentos de la policía de capturar a un narcotraficante que huyó de un hospital han dado lugar a más de una semana de balaceras mortíferas en los barrios pobres de Río de Janeiro, ciudad que albergará los Juegos Olímpicos en agosto.

Diez personas han muerto y medio centenar de escuelas están cerradas desde hace nueve días, informó el miércoles el diario O Globo. La policía no confirmó de inmediato la cifra de muertes, pero informó del despliegue de 27 batallones de la policía militar en varias áreas, incluyendo el centro y la turística zona sur de la ciudad.

Nicolás Labre Pereira, alias "Familia Gorda", fue liberado el 19 de junio por individuos que irrumpieron en uno de los hospitales recomendados para turistas que lleguen para los Juegos Olímpicos. El operativo para liberar al sospechoso de 28 años dejó un paciente muerto, mientras que una enfermera y un policía que no estaba en servicio resultaron heridos.

La violencia acrecienta las preocupaciones sobre la seguridad en las olimpiadas. Las autoridades han dicho que la falta de recursos podría poner en riesgo la seguridad del evento deportivo.

El miércoles, policías cerca de la sede olímpica de voleibol de playa en Copacabana, le dijeron a The Associated Press que se encontraron un pie y otras partes de un cuerpo cubiertas en plástico negro. Los agentes indicaron que las partes fueron arrastradas hasta la orilla por la marea, y no revelaron más detalles.

Otro tipo de violencia también genera preocupaciones. El fin de semana pasado, un guardaespaldas del alcalde de Río de Janeiro fue muerto a tiros en un aparente intento de asalto, y una doctora de 34 años fue asesinada en su auto en una importante autopista. A comienzos del mes, integrantes del equipo paraolímpico australiano fueron asaltados a punta de pistola.

Se calcula que 85.000 policías y soldados estarán patrullando las calles durante los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos, pero el gobernador interino de Río de Janeiro ha dicho que el estado sigue esperando que el gobierno federal le pague 2.900 millones de reales (860 millones de dólares) asignados a los esfuerzos de seguridad.

"El aspecto financiero es el gran problema con la estrategia de seguridad pública de Río", dijo Andrei Rodrigues, funcionario de seguridad en el Ministerio de Justicia y responsable de los grandes eventos.

Las muertes han aumentado de 1.818 a 2.036 en los primeros cuatro meses del año, comparado con el mismo periodo de 2015, de acuerdo con un conteo oficial que incluye muertes a manos de autoridades y como resultado de robos.

___

El periodista de The Associated Press Mauricio Savarese colaboro desde Río de Janeiro.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario