Mundo 04 marzo 2016

China recorta su meta de crecimiento a 6,5-7%

BEIJING (AP) — China redujo su meta de crecimiento para este año a entre 6,5 y 7% debido a la desaceleración de su economía y se comprometió el sábado a abrir sus sectores petrolero y de telecomunicaciones a competidores privados como parte de sus reformas radicales encaminadas a elevar la productividad y los ingresos.

La meta de crecimiento, inferior a la de "aproximadamente 7%" del año pasado y de menos de la mitad de la máxima alcanzada por el país de 14,2% en 2007, fue incluida en el informe de trabajo que leyó el primer ministro Li Keqiang a la legislatura nacional china ante casi 3.000 delegados reunidos en el enorme Gran Salón del Pueblo.

Li, el principal funcionario en asuntos económicos, se comprometió a continuar avanzando con las reformas orientadas al mercado que incluirán la apertura de los sectores de las telecomunicaciones, del petróleo y de servicios públicos, aunque no precisó si se permitiría la participación de compañías extranjeras.

Afirmó que las empresas privadas podrían recibir el mismo trato que las estatales en la aprobación de proyectos, así como en políticas fiscal y de financiación.

"Debemos profundizar la reforma en todos los ámbitos", declaró el primer ministro en un discurso televisado a nivel nacional. El mercado "debe tener una participación decisiva", afirmó.

La segunda economía más grande del mundo ha tenido un enfriamiento constante en los últimos cinco años en tanto que el gobernante Partido Comunista intenta reemplazar un modelo basado en comercio e inversiones que ya está agotado con un crecimiento autosustentable impulsado por el consumo interno.

El crecimiento declinó el año pasado a 6,9%, su nivel más bajo en 25 años, y según previsiones descenderá aún más este año.

El gobierno prevé la transformación de China en una economía de ingresos medios con un crecimiento autosustentable al que impulse el gasto de los consumidores en lugar de la inversión, el comercio y la industria pesada.

Para lograr ese objetivo es necesario que el partido gobernante reduzca su control en las compañías estatales que dominan todos los sectores, desde la banca y las telecomunicaciones hasta el petróleo y el acero, y permita una mayor participación a los empresarios.

Li se comprometió a abrir aún más los sectores de servicios y manufacturas a los inversionistas extranjeros, aunque no abundó en detalles. También prometió normativas "más justas, transparentes y predecibles" para atraer la inversión.

Grupos empresariales se han quejado de que las autoridades competentes chinas obstaculizan el acceso a sectores prometedores en una infracción a sus compromisos con el libre comercio.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario