Miami 18 abril 2016

Carnival suspenderá cruceros si Cuba discrimina pasajeros

MIAMI (AP) — Luego de protestas, presiones políticas y la posibilidad de una demanda, Carnival Corp. anunció el lunes que permitirá el abordaje de cubano-estadounidenses en su crucero inaugural a la isla, pero advirtió que demorará el viaje si Cuba no deroga su política de prohibirle la entrada de sus ciudadanos que lleguen por mar.

El director ejecutivo de la empresa, Arnold Donald, dijo en un comunicado que la compañía continúa en negociaciones con la isla a fin de resolver el asunto antes del primero de mayo, cuando debe zarpar el viaje inaugural.

El buque Adonia, con capacidad para 704 pasajeros, iría cada dos semanas a tres puertos cubanos: La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba.

"Queremos que todos puedan ir a Cuba con nosotros", declaró Donald. "Estamos muy emocionados con esta oportunidad histórica de poder ofrecer a nuestros clientes una extraordinaria experiencia vacacional en Cuba".

La decisión surge después de protestas durante la semana por cubano-estadounidenses frente a las oficinas de Carnival en Doral, un suburbio de Miami. El alcalde del condado Miami-Dade, Carlos Giménez —nacido en Cuba— incluso dio a entender en una carta que Carnival podría estar violando principios de derechos humanos al discriminar contra un sector de la población.

Además de ello, dos cubano-estadounidenses a quienes se les impidió comprar boletos para el viaje del primero de mayo debido a que nacieron en Cuba consideran la posibilidad de presentar una demanda colectiva en un tribunal federal de Miami. Y el secretario de Estado John Kerry declaró durante una visita a Miami el viernes que Cuba debería cambiar esa política y que Carnival de todas maneras debería permitir a quien quiera abordar sus cruceros.

Cuba sí permite el ingreso de cubanos a la isla, pero por vía aérea. Donald dijo que Carnival continúa en gestiones para que sus negocios de crucero puedan "competir en condiciones equitativas" con aerolíneas y vuelos fletados.

"De nuevo, confiamos en que alcanzaremos un acuerdo y continuamos trabajando a toda máquina para prepararnos para los viajes de Miami a Cuba cada dos semanas", expresó.

Carnival, la mayor compañía de cruceros del mundo, opera 10 marcas en todo el globo con 100 buques que visitan unos 700 puertos, según el comunicado de la compañía.

Los barcos cruceros estadounidenses dejaron de ir a Cuba poco después de la revolución de 1959. Su reanudación era un elemento importante de los planes de aumentar el turismo a Cuba tras el anuncio de los dos países el 17 de diciembre de 2014 de que reanudarían relaciones diplomáticas. Para las autoridades cubanas, las embarcaciones parecían una solución clave para atraer a turistas norteamericanos que gastarían dólares en el país, sin tener que usar los hoteles frecuentemente saturados y dilapidados de la isla.

Sin embargo, la idea de descomunales y ultramodernas embarcaciones soltando a miles de norteamericanos por las calles de La Habana ha causado escozor entre ciertos sectores del gobierno cubano que temen un nuevo intento de Estados Unidos de dominar a la isla, esta vez por la vía económica.

La idea de ver a cubanos viajando por mar entre los dos países es particularmente traumática para los dos bandos: para unos, por los intentos de exiliados cubanos de desembarcar en Cuba para desatar una rebelión contra el sistema comunista y para otros, por los cubanos que aún usan endebles embarcaciones para tratar de llegar a suelo estadounidense.

_____

Weissenstein reportó desde La Habana.

_____

Curt Anderson está en: http://twitter.com/Miamicurt

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario