Associated Press 28 marzo 2016

Cancelan vuelos por nube de ceniza de volcán en Alaska

ANCHORAGE, Alaska, EE.UU. (AP) — Los fuertes vientos arrastraron el lunes una nube de cenizas de un volcán en Alaska hacia el centro del estado, situación que obligo la cancelación de vuelos y limitó los viajes hacia comunidades del oeste y el norte apartadas del sistema de carreteras.

El volcán Pavlof, uno de los más activos en Alaska, se ubica a unos 1.005 kilómetros (625 millas) al suroeste de Anchorage, en la península de Alaska, la porción de tierra que se extiende desde la parte continental del estado hacia las islas Aleutianas.

El volcán, que alcanza 2.518 metros (8.261 pies) de altura, hizo erupción alrededor de las 4 de la tarde del domingo y expulsó una nube de ceniza que se elevó 6.090 metros (20.000 pies).

Los relámpagos sobre la montaña que forma el volcán y sensores de presión indicaban que las erupciones continuaron durante la noche. Para las 7 de la mañana del lunes, la nube de ceniza se había elevado a 11.277 metros (37.000 pies) y los vientos de al menos 80,4 kph (50 mph) la extendieron más de 643 kilómetros (400 millas) hacia el interior de Alaska.

"La nube se encuentra en la trayectoria de muchos vuelos que en Alaska en todas direcciones", dijo el geólogo Chris Waythomas, del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por sus siglas en inglés).

El servicio forma parte del Obervatorio de Volcanes de Alaska junto con la Universidad de Alaska y la División de Estudios Geológicos y Geofísicos del estado.

Alaska Airlines dijo el lunes en la tarde que había cancelado 41 vuelos que afectaron a unos 3.300 clientes con destino a Fairbanks, Bethel, Kotzebue, Nome, Barrow y Deadhorse.

La aerolínea dijo que reanudará el martes sus 54 vuelos regulares si mejoran las condiciones.

La ceniza volcánica tiene forma angular y afilada, debido a lo cual se le utiliza como abrasivo industrial.

La textura polvosa de la ceniza puede hacer que se apaguen los motores jet de los aviones. Los expertos del Servicio Geológico de Estados Unidos comparan volar por una nube de ceniza volcánica con volar en sentido contrario a un chorro de arena para pulido industrial.

Una erupción del monte Redoubt en diciembre de 1989 expulsó una nube de ceniza de 241 kilómetros (150 millas) que apagó los motores de un jet con 231 personas de KLM que se dirigía a Anchorage.

El jet perdió más de 3.200 metros de altura (más de dos millas) antes de que los pilotos lograran reencender los motores y aterrizar a salvo.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario