Deportes 20 agosto 2016

Campeón al fin: Brasil gana el ansiado oro en el fútbol

RIO DE JANEIRO (AP) — Brasil canceló su última deuda con el fútbol.

El pentacampeón mundial ganó su primera medalla de oro olímpica al vencer el sábado por penales 5-4 a Alemania en la final del fútbol masculino de los Juegos Olímpicos de Río en el estadio Maracaná.

Neymar definió el último de los tiros desde los doce pasos con los que Brasil se reconcilió con su hinchada tras la histórica paliza de 7-1 que los alemanes le propinaron en su casa en las semifinales del Mundial de 2014. El portero brasileño Weverton le atajó el disparo a Nills Petersen.

"Sí, hicimos historia", gritó Neymar al borde del campo de juego. "Sólo quiero agradecer a mis compañeros, a mis amigos y a mi familia, que ha estado junto a mí en los momentos más difíciles. No fue fácil".

El astro del Barcelona había puesto en ventaja a Brasil con un tiro libre a los 27 minutos, mientras Maximilian Meyer igualó a los 59, para sellar el 1-1 con el que terminó el tiempo reglamentario y la prórroga.

Brasil, que había perdido las tres finales olímpicas previas que disputó, incluyendo la de hace cuatro años en Londres, construyó su victoria con la derecha de Neymar, las manos de Weverton y la defensa menos batida del torneo, pero también tuvo la ayuda divina de todo campeón con dos tiros de Alemania que dieron en el travesaño.

Alemania, que ostentaba el ataque más demoledor del certamen con 21 tantos en cinco partidos previos, solo había perdido una de sus siete definiciones por penales previas en torneos grandes.

"Esto recupera nuestra autoestima", afirmó el entrenador Rogerio Micale. "Vemos que no todo está perdido, nuestro fútbol está vivo. Hay algunas cosas que tienen que repararse, pero hoy pudimos darle felicidad a nuestro pueblo".

Los 18 héroes del Maracaná, con el oro colgado al cuello, redimieron a un fútbol brasileño en estado de agonía tras el papelón del mundial y las tempranas eliminaciones en las dos últimas ediciones de la Copa América.

Mientras el seleccionado mayor transita un rumbo incierto, sin línea de juego definida, los dirigidos por Micale volvieron a las fuentes del "jogo bonito" que tanto gusta a sus seguidores, pero con inteligencia para defenderse. También mostraron la personalidad necesaria cuando los empates a cero con Sudáfrica e Irak dejaron a los anfitriones al borde de la eliminación en la primera ronda.

El oro también consagró a Neymar al olimpo de los héroes. A sus 24 años asumió como un veterano el liderazgo de su equipo y pudo quitarse la espina por la fatídica lesión que lo dejó fuera en los cuartos de final del Mundial.

"Obviamente este torneo tenía un significado especial para Brasil", comentó Neymar, quien anunció, sin dar detalles, que ya no será más capitán del seleccionado mayor. "Enfrentamos momentos difíciles en el comienzo del torneo, fuimos criticados y respondimos en la cancha, con fútbol".

En el duelo entre la defensa invicta de Brasil y el ataque de los alemanes, Serge Gnabry ganó en velocidad por izquierda y desborde mediante se la entregó a Julian Brandt, quien enmudeció al Maracaná a los 11 minutos con un fortísimo derechazo que dio en el travesaño.

Cuando Brasil salió del letargo y empezó a insinuarse peligroso, la derecha bendita de Neymar clavó un derechazo al ángulo de tiro libre para delirio ensordecedor de 70.000 hinchas locales. El delantero lo gritó de cara a una de las tribunas señalando el piso y diciendo "yo estoy aquí".

Alemania, en su primera final olímpica, no se iba a resignar fácilmente. Tras la ejecución de un tiro libre, Sven Bender anticipó de cabeza a los impasables centrales brasileños y otra vez el travesaño negó el gol a los alemanes a diez del descanso.

El segundo tiempo transcurría en un ir y venir de ambos equipos sin mayor riesgo hasta que un mal despeje de Walace gestó el empate alemán. Jeremy Toljan escaló por derecha y zona de riesgo tocó para Lars Bender, que la dejó pasar y a la carrera definió Meyer. Fue el primer gol que recibió Brasil en seis partidos.

"Con todo respeto a todos aquellos con una hermosa historia y que lo intentaron durante tanto tiempo, Dios puso a esta generación para hacer historia y lo hicimos", apuntó Weverton.

En medio de una severa crisis política y económica que padece Brasil, el oro en fútbol fue motivo de una verdadera algarabía para los brasileños. Era la medalla que más ansiaban ganar en estos sus Juegos.

Micale pidió a Brasil seguir el ejemplo de sus jugadores.

"No prometimos ganar el oro, prometimos que íbamos da dar lo máximo en busca de la medalla. Con trabajo, dedicación, con entrega colectiva, con intensidad, ayudándonos uno a otros, con todas las dificultades que enfrentamos. Esperemos el resultado fortalezca ese mensaje de trabajo en equipo. Ese es el mensaje para nuestro pueblo", señaló.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario