Mundo 05 marzo 2016

Campaña de Putin en Siria, un éxito para la mayoría de rusos

MOSCU (AP) — Para la mayoría de los rusos, poco o nada hay que discutir sobre las operaciones militares de su país en Siria.

Los ataques aéreos han demostrado el poder de Moscú, dieron la vuelta al conflicto y aseguraron que Rusia vuelva a ser tratada como una potencia mundial al nivel de Estados Unidos. Y todo con un coste muy bajo.

Cuando Rusia comenzó su ofensiva aérea el pasado 30 de septiembre, se temía que pudiese convertirse en una repetición de la desastrosa invasión soviética de Afganistán a finales de 1979, que terminó nueve años después con miles de muertos y una retirada humillante.

Estos temores se disiparon en la medida en que el presidente, Vladimir Putin, ha mantenido su palabra de quien no habrá una intervención militar terrestre.

Denis Kuzichov, un artista de 36 años en Moscú, dujo que respalda la implicación de Rusia en Siria siempre y cuando se limite a la campaña aérea.

"Si estamos hablando de bombardear a terroristas y luchar contra formas incorrectas del islam, entonces sí", dijo Kuzichov. "Si nuestro ejército de tierra entra en acción, y con esto quiero decir que empiecen a dar armas a la gente sobre el terreno — tanques, armamento pesado — entonces por supuesto que es malo".

La mayoría de los rusos juzga la situación en Siria en base a las informaciones emitidas en la televisora estatal, apunta Nataliya Zorkaya, que dirige el departamento de estudios sociales y políticos del Centro Levada, una encuestadora independiente.

Los informativos en la televisión controlada por el Kremlin han mostrado bombardeos estratégicos rusos y a los nuevos misiles de crucero de largo alcance impactando directamente en blancos descritos como instalaciones del grupo extremista Estado Islámico. Las informaciones destacaron la amenaza que supone para Rusia la milicia radical, que logró el respaldo de organizaciones islamistas que operan en el país y reclutaron a miles de ciudadanos para unirse a la lucha en Siria.

En estos espacios duelen incluirse además entrevistas con sirios desplazados por el conflicto que han podido regresar a casa luego de que los bombardeos rusos ayudaron a las tropas sirias a liberar sus pueblos.

Los reportes extranjeros de bombas rusas destruyendo hospitales o matando a civiles han sido desmentidos por el Kremlin y calificados de intentos occidentales para manchar el nombre de Rusia.

"Occidente nos culpa de una cosa u otra desde la antigüedad", dijo Yulia Zhalbe, una moscovita de 28 años. "Pero si se fija, Rusia nunca ha sido la primera en atacar. Solo protegemos lo nuestro".

Zhalbe señala que respalda la intervención en Siria porque confía en Putin y "nuestro presidente siempre tiene razón".

Rusia ha perdido tres soldados en Siria, incluyendo un piloto asesinado cuando su caza fue derribado por un avión turco el pasado noviembre y un miembro de la marina que falleció en una misión para rescatar al compañero de ese piloto. La responsabilidad de esas dos bajas se atribuyó a Ankara, y Putin respondió imponiendo una serie de sanciones económicas y enviando más armas a Siria.

En las últimas semanas, la televisión rusa ha realizado una intensa cobertura de los avances diplomáticos que llevaron al alto el fuego acordado por Rusia y Estados Unidos para Siria.

En el anuncio del pacto en un discurso televisado junto a su homólogo estadounidense, Barack Obama, Putin presentó la tregua como un logro del trabajo de Moscú y Washington como socios. El mandatario colocó además a su país como una pieza indispensable para acordar una solución al conflicto que dura ya cinco años y equiparó su poder en el panorama internacional al de Estados Unidos.

Casi el 60% de la población rusa apoya la campaña de bombardeos aéreos en Siria, según una encuesta del Centro Levada. De los demás, casi el 25% dijo estar en contra y el 15% dijo tener problemas para responder. La encuesta, realizada entre el 22 y el 25 de enero, tiene un margen de error de 3,4 puntos porcentuales.

Los críticos argumentan que es un gasto innecesario en un momento de crisis económica.

___

Lynn Berry contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario