Deportes 16 octubre 2016

Campaña de fútbol en Rusia, empanada por polémica arbitral

MOSCÚ (AP) — A dos años de organizar la Copa del Mundo, más encuentros de liga en Rusia se realizan en estadios relucientes. Pero un viejo problema persiste.

La campaña actual ha sido empañada por polémicas decisiones arbitrales, y las disputas que esto conlleva han erosionado a tal grado la confianza que el máximo dirigente del fútbol ruso mencionó la idea de invitar a silbantes extranjeros para que se encarguen de los partidos importantes. Los árbitros rusos rara vez son seleccionados para pitar en cotejos internacionales de relevancia.

Los antecedentes de amaño de partidos en Rusia implicaron que los hinchas manifestaran sospechas luego que el árbitro Sergei Ivanov tomó varias decisiones controversiales a comienzos de este mes en un duelo entre Spartak de Moscú, líder de la liga, y Zenit de San Petersburgo.

Spartak, que cayó por 4-2 debido en parte a dos penales sancionados a favor del Zenit, exigió una suspensión para Ivanov.

Ambos clubes publicaron compilaciones de supuestas fallas arbitrales en favor del rival. El principal árbitro de la Unión Rusa de Fútbol, Valentin Ivanov, renunció abruptamente al cargo, sin dar explicaciones. Valentin Ivanov no tiene parentesco familiar con Sergei.

Mircea Lucescu, técnico del Zenit sugirió que la "paranoia" sobre los árbitros sólo significaba que el Spartak carecía de la concentración debida para ganar el título.

El sábado, Spartak superó 1-0 a Rostov, que finalizó el duelo con nueve hombres y tronó de inmediato contra el árbitro Vladislav Bezborodov. Alexandru Gatcan, capitán del Rostov, sugirió que Bezborodov enfrentaba presiones para favorecer al Spartak debido a las críticas surgidas durante el cotejo ante Zenit.

"Spartak lloriqueó y obtuvo un resultado", secundó su compañero Timofei Kalachev.

En los años previos a la realización del Mundial de 2018, Rusia ha buscado que sus árbitros sean más profesionales. La iniciativa estuvo a cargo del veterano silbante italiano Roberto Rosetti, quien dirigió el departamento de arbitraje de la Unión, de 2011 a 2013.

El presidente de la federación Vitaly Mutko fue más allá, al proponer la importación de árbitros tras la controversia entre Zenit y Spartak. Una semana después, abortó el plan.

Rusia busca que al menos un árbitro nacional sea incluido en la lista de quienes silbarán en el Mundial. El candidato principal es Sergei Karasyov, quien dirigió dos encuentros de la fase de grupos de la Eurocopa en junio. Fue la primera participación de un árbitro ruso en un torneo internacional de importancia en una década.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario