EEUU 09 junio 2016

Cámara baja aprueba ley sobre deuda de Puerto Rico

WASHINGTON (AP) — La Cámara de Representantes aprobó el jueves por abrumadora mayoría un plan de rescate para el adeudado Puerto Rico, con lo que eliminó un obstáculo importante en las acciones de asistencia para la isla.

La iniciativa, que en la votación obtuvo un firme apoyo bipartidista de 297-127, prevé la creación de una junta de control financiera y una reestructuración de una parte de la deuda de Puerto Rico, que asciende a 70.000 millones de dólares.

La medida será ahora turnada al Senado, cuando faltan sólo tres semanas para el vencimiento de un pago por 2.000 millones de dólares que debe hacer la isla.

En una inusual muestra de unidad política, la propuesta tuvo el respaldo del presidente Barack Obama, del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, y de la líder de la bancada demócrata en esa instancia legislativa, Nancy Pelosi.

"Los puertorriqueños son nuestros compatriotas. Ellos pagan nuestros impuestos, pelean en nuestras guerras. No podemos permitir que esto ocurra", declaró Ryan durante el debate en el que imploró a los legisladores que apoyaran la medida, en especial a los de los sectores conservadores del Partido Republicano.

La propuesta permitiría a una junta de control de siete miembros supervisar las negociaciones con los acreedores y los tribunales sobre una reducción a parte de la deuda. La medida no prevé que se destinen recursos de los contribuyentes a dicha disminución.

La iniciativa también prevé que la isla cree un plan fiscal. Entre otros requisitos, el plan tendría que proveer recursos "adecuados" para las pensiones públicas, que tienen un déficit gubernamental de más de 40.000 millones de dólares.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dijo el jueves que no le agradaba el plan pero considera que es la alternativa menos dañina para Puerto Rico.

"La medida otorga una moratoria de 8 meses de demandas, que nos protegerá del caos que se producirá ante el impago inevitable que se avecina el 1ro de julio", agregó.

La Casa Blanca dijo después de la votación que el Senado debía obrar con celeridad sobre la medida.

"Exhortamos a los líderes de ambos partidos a que aprovechen el impulso bipartidista de hoy y ayuden a Puerto Rico a avanzar hacia una prosperidad económica duradera", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

El Senado no ha tomado cartas en el asunto, pero los legisladores de esa instancia legislativa dijeron esta semana que estarían pendientes de la votación en la Cámara de Representantes.

El senador John Cornyn, el segundo republicano de más alto rango en el Senado, había dicho que es probable que la cámara alta examine la versión de la iniciativa si era aprobada en la Cámara de Representantes.

Puerto Rico ha incumplido varios pagos a los acreedores y afronta un vencimiento de 2.000 millones de dólares el 1 de julio. Debido a una prolongada recesión en la isla, numerosas empresas han cerrado, la tasa de desempleo ha aumentado y centenares de miles de personas han emigrado a territorio continental de Estados Unidos.

Diversas escuelas en la isla carecen de electricidad suficiente y algunos hospitales han dicho que no están en capacidad de proveer medicamentos o atención adecuados.

La única compañía activa de ambulancias aéreas en la isla anunció esta semana la suspensión de sus servicios.

"Es lamentable que hayamos llegado a este punto, pero es la realidad", declaró Pedro Pierluisi, representante de Puerto Rico ante el Congreso.

A pesar del apoyo de los máximos exponentes en la Cámara de Representantes, la medida afrontó cierta oposición en las filas de ambos partidos, debido a que algunos tenedores de bonos, sindicatos y funcionarios puertorriqueños han cabildeado en contra de ella.

Los demócratas y los sindicatos también expresaron su rechazo a una cláusula en la iniciativa que permitiría al gobierno en la isla bajar temporalmente el salario mínimo a algunos empleados jóvenes. Una enmienda demócrata para cancelar dicha cláusula fue rechazada por 225-196.

Sin embargo, Pelosi dijo que la iniciativa proveerá a los puertorriqueños las herramientas que necesitan para superar la crisis y avanzar.

"Hoy, más de tres millones de nuestros conciudadanos estadounidenses en Puerto Rico afrontan una emergencia fiscal y por la deuda pública que amenaza su economía, sus comunidades y sus familias", declaró Pelosi.

En un intento para lograr la aprobación de la medida, Obama citó el miércoles a los demócratas de la Cámara de Representantes vinculados con Puerto Rico a una reunión en la Oficina Oval, entre ellos defensores y opositores de la medida.

Antes de la votación, algunos grupos de tenedores de bonos intentaron disuadir a los legisladores conservadores con el argumento de que la medida es injusta para los acreedores y equivale a un rescate financiero para la isla.

Algunos legisladores conservadores se opusieron enérgicamente a la medida y manifestaron preocupación de que pudiera sentar un precedente para estados que tengan problemas financieros.

"Si el Congreso está dispuesto a socavar hoy los bonos de un territorio que tienen respaldo garantizado por la Constitución, hay toda razón para creer que estará dispuesto a socavar mañana la garantía de un estado", declaró el representante republicano Tom McLintock.

Otros legisladores apoyan la iniciativa. El representante Raul Labrador, republicano nacido en Puerto Rico y miembro del Caucus Freedom de la Cámara de Representantes, contribuyó a negociar el proyecto de ley y procuró convencer a sus colegas de que lo apoyaran.

El representante republicano Sean Duffi de Wisconsin, que impulsó la medida, rechazó la idea de que la iniciativa sea una especie de rescate financiero.

"Lo principal es que esta medida no gasta ningún dinero de los contribuyentes para rescatar financieramente a nadie", declaró Duffy.

___

Mary Clare Jalonick está en Twitter como: http://twitter.com/MCJalonick

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario