Mundo 29 junio 2016

Burdeos da giro moderno a una industria vinícola milenaria

BURDEOS, Francia (AP) — Desde hace siglos, Burdeos es el centro empresarial de la viticultura francesa, conocida por sus vinos exquisitos, castillos elegantes y negociantes astutos. Pero ahora hay un nuevo giro: más consumidores quieren que los viñedos usen uvas orgánicas y métodos de cultivo sustentable, y los viñateros responden combinando la tradición con el control de calidad de alta tecnología.

En los viñedos de Chateau Haut Lafitte, el visitante puede contemplar tanto el pasado como el futuro de la elaboración del vino. Los viñedos se remontan al siglo XIV, la casa señorial al XVIII. En 1990, Daniel y Florence Cathiard, ex miembros del equipo olímpico de esquí, compraron el chateau y empezaron a integrar métodos sustentables y de alta tecnología en el negocio.

"Si uno mira 20 años atrás, los chateaux no eran en absoluto orgánicos ni biodinámicos", dijo Alix Ounis, guía del lugar. Pero ahora son cada vez más los que se suman a la tendencia.

Smith Haut Lafitte cultiva la tierra orgánicamente, utiliza bueyes en lugar de tractores para evitar la compactación del suelo y captura parte de las emisiones de anhídrido carbónico para reducir su aporte al calentamiento global. Los Cathiard venden semillas de uva a la compañía de su hija, que fabrica productos naturales para el cuidado de la piel.

Andrew Walker, profesor de viticultura y enología en la Universidad de California, Davis, dice que en todo el mundo los viñedos enfrentan presiones para limitar el uso de pesticidas, y el cambio climático también representa un reto. Existen diversos puntos de vista sobre cuáles son las mejores opciones, pero los agricultores tratan de producir cepas con mayor resistencia natural a las plagas y enfermedades.

Pero natural no siempre significa de baja tecnología. Smith Haut Lafitte y otros viñedos usan diversas tecnologías para vigilar el estado del suelo, las uvas, la fermentación y el añejamiento.

Smith Haut Lafitte utiliza un programa llamado Oenoview para analizar el mejor tiempo de cosecha. Datos satelitales miden emisiones de las plantas relacionadas con la maduración, lo que permite elaborar un mapa digital de casi cada metro cuadrado del viñedo.

"Conocemos cada hilera de la viña y el grado de maduración de las uvas", dijo Florence Cathiard en un correo electrónico. "Saboreamos las uvas en cada parcela y señalamos las viñas que se han de cosechar al día siguiente". Un escáner óptico busca las uvas imperfectas para separarlas. Cathiard dice que a los visitantes les agrada esa combinación de sustentabilidad con atención a la calidad del vino.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario