Mundo 25 junio 2016

Brexit: Europeos en Gran Bretaña sienten miedo y confusión

LONDRES (AP) — Un tsunami de incertidumbre ha sobrecogido a Anna Woydyla, trabajadora polaca de un restaurante en Londres, desde que Gran Bretaña votó en favor de dejar la Unión Europea.

¿Irán a ser aptos sus dos hijos adolescentes, que crecieron en Gran Bretaña, para préstamos universitarios del gobierno? ¿Ella y su esposo van a tener que vender la casa que acaban de comprar, luego de trabajar 11 años aquí? ¿Van a poder mantener sus trabajos? ¿Van a tener que irse del país? ¿Van a tener que solicitar la ciudadanía?

La polaca de 41 años es una de cientos de miles de trabajadores de la Unión Europea en Gran Bretaña que tienen miedo y están confundidos por lo que va a ocurrir, ahora que su país adoptivo comienza el largo proceso de romper lazos con Europa continental.

"Si se tratara solo de mí, podría hasta regresar a Polonia", dijo Woydyla, visiblemente tensa, en un restaurante italiano en el distrito de Camden, en Londres. "Pero mis hijos son más ingleses que polacos. Ya ni siquiera quieren ir a Polonia durante los feriados. Hasta se hablan en inglés".

Toda una clase de emprendedores cosmopolitas, trabajadores, estudiantes y gente luchadora, que ha adoptado a Gran Bretaña como su hogar desde que el gobierno abrió sus fronteras a sus vecinos de la UE, ahora ve su futuro en limbo. Los inmigrantes cambiaron el rostro de Gran Bretaña, convirtiendo al vecindario londinense de Kensington en un suburbio de París, cambiando tranquilos pueblos ingleses como Boston en zonas de gente de la región báltica, llenando los estantes de supermercados con cervezas polacas y salchichas Wiejska.

"No me imagino que es lo que va a pasar conmigo", dijo Andrea Cordaro, estudiante italiana de 21 años que comparó el shock que tuvo cuando escuchó el resultado del referéndum con la corazonada de saber que desaprobaste un examen. "Voy a tener que seguir adelante y esperar lo mejor".

Laurence Borel, asesora francesa de mercadeo digital, no está esperando lo que va a pasar. En mayo pidió su pasaporte británico, después de vivir más de 15 años en el país.

"Apuesto a que muchas personas están solicitando pasaportes", dijo, agregando que durante mucho tiempo pensó en sacar un pasaporte pero el referéndum finalmente la hizo actuar.

"No quiero regresar a Francia", dijo. "Aquí está mi vida".

En centros laborales y escuelas de todo el país, administradores han enviado mensajes electrónicos a empelados y estudiantes preocupados, asegurándoles que, por lo pronto, nada ha cambiado.

"El proceso formal para dejar la UE tomará al menos dos años", dijo la Universidad de Oxford en un comunicado. "Nuestros estudiantes y empleados pueden estar seguros de que ese breve lapso, creemos que los trabajos y estudios no serán perturbados".

A largo plazo, las vidas de unos tres millones de ciudadanos de la UE que viven en Gran Bretaña podrían cambiar, mucho y poco.

Un sondeo pedido por el Financial Times halló que si las actuales regulaciones migratorias de Gran Bretaña fueran aplicadas a ciudadanos de la UE, la gran mayoría perdería sus trabajos y se verían forzados a salir del país - noticias catastróficas para los camareros españoles, los campesinos rumanos, inversionistas bancarios alemanes y las industrias que cuentan con ellos.

___

Contribuyeron a este despacho Frank Jordans y Danica Kirka desde Londres, Jan M. Olsen desde Copenhagen y Monika Scislowska desde Varsovia.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario