Deportes 09 marzo 2016

Brasil espera Olimpíadas sin protestas pese a tensiones

SAO PAULO (AP) — El ministro de Defensa brasileño minimizó el miércoles el riesgo de que se registren protestas masivas durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pese a la crisis económica y política que atraviesa el país y el creciente escándalo de corrupción en la paraestatal Petrobras.

En conferencia de prensa en Brasilia, Aldo Rebelo dijo que los 85.000 agentes que se esperan, incluidos 38.000 efectivos de las fuerzas armadas, serán suficientes para garantizar la seguridad durante la justa que se realizará entre el 5 y 21 de agosto.

El funcionario también indicó que es poco probable que se presenten protestas violentas, como las ocurridas durante la Copa Confederaciones de 2013, pero "deben ser confrontadas y reprimidas en caso de que ocurran".

"No creo que veamos lo que ocurrió en 2013. Durante la Copa del Mundo esa tensión se enfrió", afirmó Rebelo. "Los Juegos Olímpicos tendrán un ambiente mucho más tranquilo en comparación con 2013".

Rebelo era el ministro del Deporte de Brasil durante la última edición de la Copa Confederaciones.

Se espera que muchos brasileños salgan nuevamente a las calles el fin de semana, y varios grupos se manifestarán a favor o en contra de la presidenta Dilma Rousseff, quien enfrenta un procedimiento de juicio político. Algunos grupos prometieron manifestarse durante los Juegos Olímpicos, especialmente los movimientos de desplazados para la construcción de sedes de eventos olímpicos.

Rebelo dijo que los miembros de las fuerzas armadas sólo actuarán en casos en los que no lo pueda hacer la policía local. También aseguró que Brasil trabaja de manera conjunta con Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia y otros países para detener amenazas terroristas.

El esfuerzo "no se debe a (los ataques terroristas de) París. La preocupación existe desde los Juegos Olímpicos de Munich en 1972", afirmó el funcionario en referencia al asesinato de atletas israelíes durante la justa a manos de terroristas. "También hubo un atentado en Atlanta 1996. Hay muchos ejemplos en el pasado".

El principal funcionario de seguridad del estado de Río, José Mariano Beltrame, repitió que evitar el terrorismo "siempre ha sido la máxima prioridad" en la planeación olímpica, aunque Brasil no tenga un historial de ataques. El problema más visible que presenta Río de Janeiro es la delincuencia callejera endémica.

Se espera que Brasil invierta alrededor de 190 millones de dólares (más de 700 millones de reales) en operativos de seguridad. Rebelo afirmó que el contingente de fuerzas armadas se reducirá en al menos 18.000 elementos para los Juegos Paralímpicos que se efectuarán del 7 al 18 de septiembre.

En noviembre, una agencia de monitoreo gubernamental aseguró que las "fallas" en la seguridad fronteriza brasileña son una "gran preocupación" de cara a la justa olímpica. Según el auditor Augusto Nardes, la policía y el ejército brasileño necesitan mejores maneras para controlar los 17.000 kilómetros (10.500 millas) de frontera con 10 países, la cual atraviesa zonas remotas de la selva amazónica.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario