Mundo 11 noviembre 2016

Bolivia: Ejército y policía toman control de aldea

LA PAZ, Bolivia (AP) — La policía y el ejército tomaron control el viernes de una remota aldea aymara del oeste de Bolivia que, según las autoridades, era un refugio de contrabandistas, luego que los pobladores se negaron a entregar la mercancía de procedencia ilegal.

Con el apoyo de 450 agentes, los funcionarios aduaneros ingresaron a Sabaya, un caserío a 280 kilómetros al suroeste de La Paz, y decomisaron nueve camiones en los que trasladaban telas, ropa usada, televisores, cajas de celulares y electrodomésticos por varios millones de dólares que los contrabandistas habían ocultado en casas de los habitantes del lugar, dijo Marlene Ardaya, presidenta de la Aduana, a The Associated Press.

"Este es un mensaje claro que queremos dar a los contrabandistas para que sepan que estamos atentos... Vamos a dejar un puesto de control de la aduana y la policía estará con mayor presencia", explicó Ardaya.

El alcalde Pablo Villca se había comprometido la víspera a entregar la mercancía a cambio de que fuera levantado el cerco que desde hace una semana mantenían medio millar de soldados y policías.

Villca señaló a la AP que la mercadería sería dejada en la carretera, pero Ardaya señaló que lo entregado equivalía a cinco camiones, siendo que la Aduana sabía que en el pueblo se encontraban ocultos cerca de 50 camiones.

"Sabemos que la mercadería la han movido de los domicilios, pero le estamos haciendo un seguimiento, no se incautó lo que pretendíamos pero es un operativo importante, porque es la primera vez que se ingresa y se hace allanamientos", mencionó Ardaya.

A casi 4.000 metros de altitud y en medio del desierto altiplánico, Sabaya es un poblado de casas de adobe habitado por una centena de personas —en su mayoría pastores de llamas y agricultores— pero cuyo aislamiento y cercanía con la frontera con Chile lo convirtieron en paso preferido del contrabando.

Los contrabandistas ocultan y acopian mercancía en casas deshabitadas y se marchan para después introducirla a las ciudades.

"Nosotros no somos contrabandistas, este es un pueblo de tránsito del contrabando", dijo Grober Flores, dirigente de los vecinos.

También es una más de las rutas del tráfico de cocaína a Chile, según las autoridades.

De acuerdo con la Aduana, cada año ingresa a Bolivia mercadería de contrabando por poco más de 1.000 millones de dólares, gran parte desde Chile, debido a una porosa frontera de 942 kilómetros de extensión.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario