Deportes 20 mayo 2016

Berrío, autor de gol clave, toca el cielo y cae al infierno

MEDELLIN, Colombia (AP) — Orlando Berrío tocó el cielo con la diana que instaló a Atlético Nacional en la semifinal de la Copa Libertadores, merced a una victoria 3-1 ante Rosario Central de Argentina en tiempo de descuento. Pero el delantero cayó al infierno casi de inmediato, cuando le gritó en el rostro su conquista al arquero uruguayo Sebastián Sosa.

Sosa quedó sentado cerca de su arco, con la cara triste y la mirada perdida, cuando se acercaron Berrío y el también delantero Marlos Moreno, quienes le gritaron el gol de la clasificación.

El gesto antideportivo generó una trifulca y Berrío fue expulsado por el árbitro uruguayo Daniel Fedorzuck. Corrieron la misma suerte los visitantes Damián Musto y Giovanilo Celso, así como el colombiano Sebastián Pérez, quien había sido relevado por Berrío a los 35 minutos.

Pérez entró a la cancha durante el intercambio de golpes e insultos en que se enfrascaron los jugadores de ambos equipos.

"No fue la manera de desahogarme, reconozco que me equivoqué, pero cuando se meten con tu color (de piel) es feo", manifestó Berrío emocionado luego que Fedorzuck le mostró la tarjeta roja.

El presidente del Nacional, Juan Carlos de la Cuesta, rechazó el comportamiento de Berrío y otros integrantes del conjunto. Su conducta será examinada la próxima semana.

"Eso no puede ser una justificación para que nuestros jugadores reaccionen de esa forma. Sabemos que siempre se presentan partidos difíciles, que hay provocaciones de los rivales y que, digamos, son situaciones que muchas veces se vuelven extrafutbolísticas", dijo el dirigente a la radio local RCN.

Berrío, de 25 años, se retiró del campo en medio de los vítores de más de 40.000 hinchas que colmaron las tribunas del estadio Atanasio Girardot.

Otro integrante de Rosario, Esteban Burgos, fue expulsado por acumulación de tarjetas amarillas a los 90 minutos.

El club "Verdolaga" perdió 1-0 el compromiso de ida. Su situación se agravó en el comienzo del cotejo de vuelta el jueves por la noche, cuando el cañonero Marco Rubén puso arriba de penal a la visita a los nueve minutos.

Nacional, con el plus del tanto de Rosario fuera de casa, necesitaba marcar tres tantos, y los logró.

El volante Macnelly Torres igualó transitoriamente al final del primer tiempo y el enlace venezolano Alejandro Guerra, la figura de la noche, puso arriba a Nacional a los 50 minutos con un sutil toque de tacón.

"Le alcanzamos a ganar con el público, el esfuerzo fue muy grande, el partido no se acaba hasta que el árbitro pita. Nunca bajamos los brazos, siempre tuvimos fe. Cuando no se puede jugar hay que correr y hay que meter", declaró el "Lobito" Guerra a Fox Sports.

La celebración popular se extendió hasta entrada la mañana del viernes y las autoridades trataban de establecer si el hombre de 30 años asesinado con arma blanca cerca del estadio era miembro de alguna barra, indicó el secretario de seguridad de Medellín, Gustavo Villegas.

La policía incautó tres armas blancas y retuvo a 20 personas por llevar drogas.

Nacional llegó a la "semi" luego de 21 años y ahora buscará recuperar el trofeo que alcanzó ante Olimpia de Paraguay en 1989.

Sao Paulo, por su lado, avanzó en la otra llave pese a la derrota 2-1 el miércoles en la cancha del Atlético Mineiro y será oponente del conjunto colombiano. El triple campeón de la Copa ganó 1-0 en la ida y el marcador global fue de 2-2. Sao Paulo por el criterio de goles como visitante, siguió en carrera.

El torneo tendrá un receso con motivo de la Copa América Centenario en Estados Unidos y se reanudará en julio.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario